OEA: Cumbre de expectativas

Por Hernando Salazar

La Organización de Estados Americanos (OEA) cumple 60 años en medio de las expectativas por su papel para superar la ruptura diplomática entre Colombia y Ecuador; por lo que pueda hacer en la crisis de Bolivia, y, también, sobre su futuro frente a nuevas alianzas, como el Alba y Unasur.

El papel de la OEA en la crisis andina, desatada en marzo pasado y que involucró a Colombia, Ecuador y Venezuela, es uno de los principales atractivos de la 38 Asamblea General que comienza este domingo en Medellín, la segunda ciudad de Colombia.

A pesar de los buenos oficios de la organización, hasta el momento las relaciones diplomáticas entre Quito y Bogotá siguen rotas, luego de una incursión colombiana en Ecuador que terminó con la vida de Raúl Reyes, tercero al mando de la guerrilla de las FARC.

El Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, anunció que le presentará a la Asamblea un informe sobre lo que ha hecho su organización para superar la crisis entre los dos países vecinos.

Aunque la canciller ecuatoriana, María Isabel Salvador, anticipó antes de llegar a Medellín que lo más probable es que el re-establecimiento de relaciones con Colombia sea inicialmente a nivel de encargados de negocios, por ahora no está previsto que se reúna aquí con su colega de Colombia, Fernando Araujo, quien sí lo hará con su similar de Venezuela, Nicolás Maduro.

Como estos, habrá muchos más encuentros bilaterales entre los cancilleres que vinieron a la Asamblea de la OEA, cuyo tema es Juventud y Valores Democráticos y donde los dos grandes ausentes serán Condolezza Rice, de Estados Unidos, y el dimitente ministro de Canadá, Maxime Bernier.

Después de la Organización de Naciones Unidas, la OEA, nacida en mayo de 1948, es el segundo organismo internacional más antiguo.

Sin Cuba

A pesar de que agrupa a 35 estados y constituye un foro político permanente, a la OEA se le sigue reclamando por la ausencia de Cuba, un estado que fue expulsado a principios de 1962, en plena Guerra Fría, gracias, en gran medida, a las presiones del gobierno de los Estados Unidos.

A lo largo de estas seis décadas la OEA ha tenido que soportar las críticas de quienes consideran que es un organismo donde se ha sentido mucho la presencia tutelar de los Estados Unidos, que es el país que más aporta a su presupuesto de funcionamiento.

Cuba ha entrado a formar parte de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), que agrupa a Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela, y que fue impulsada por el presidente de este país, Hugo Chávez.

Aunque se trata de una alianza pequeña y acusada de ser partidista, porque solo agrupa a países gobernados por la izquierda, el ALBA cuenta con un ingrediente fundamental: el respaldo de la chequera de Venezuela, un país que le saca provecho a los buenos precios internacionales del petróleo.

No obstante que diplomáticos cubanos con los que habló BBC Mundo insisten en que al gobierno de la isla no le interesa regresar a la OEA, otros expertos señalan que es contradictoria la ausencia de ese país.

Así lo señala, por ejemplo, la profesora Sandra Borda, del departamento de Ciencia Política de la Universidad de los Andes, de Bogotá.

“Uno de los puntos clave de la organización es la promoción de la democracia. Y uno no entiendo cómo, si todo el mundo quiere que Cuba sea democrática y transite hacia un sistema político mucho más abierto, la estrategia sea sacarla de la organización”, dice Borda.

“Mejor cooptación que confrontación”

La experta subraya que la Guerra Fría se acabó y que “es el momento de que la OEA piense en una estrategia más cercana a la cooptación que a la confrontación, en lo que tiene que ver con Cuba”.

Eso se intentó en la segunda mitad de los años 90, cuando estuvo en la Secretaría de la OEA el ex presidente colombiano, César Gaviria, pero no tuvo éxito. En ese entonces, Cuba dijo que volvería a la organización si se lo pedía “el conjunto de países”. Y eso no ocurrió.

Juan Fernando Londoño, quien trabajó para Gaviria en la OEA, declara a BBC Mundo que “la OEA va a seguir sin Cuba hasta cuando Cuba regrese a la democracia”.

Según Londoño, “luego de la firma de la Carta Democrática (en 2001) es prácticamente imposible que Cuba regrese a la OEA sin ser una democracia. Y su regreso está en manos del gobierno cubano y de los cubanos, no tanto de la OEA en sí”.

Entre tanto, Borda dice que ningún país del Cono Sur fue sacado de la OEA cuando estaba bajo regímenes militares “aliados de Estados Unidos en la guerra contrainsurgente y en la lucha contra el comunismo durante la Guerra Fría”.

Por ahora, Cuba no está en la OEA, pero no se descarta que las cosas cambien más pronto que tarde, debido a la nueva correlación de fuerzas que hay en América y de lo que pueda pasar en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos.

Al fin y al cabo, la OEA no es más que el reflejo de sus respectivos gobiernos.

Fuente BBC Mundo

Nueva información sobre ataque del 1º de Marzo revelará gobierno de Rafael Correa

En su programa de radio de todos los sábados, afirmó que los datos serán “tremendamente serios sobre el problema con Colombia, sobre la incursión”.

Añadió que tras el hecho “nos reservamos seguir con las demandas internacionales” contra esa nación por ser “nuestra respuesta de paz apegada al derecho internacional”.

La información se habría conocido el viernes, en una reunión del Consejo Nacional de Seguridad (Cosena) en la que, además, se decidió levantar la confidencialidad de archivos secretos sobre la política de defensa del Ecuador.

El mandatario dijo que la reunión del Consejo fue convocada, luego de que se conoció que inteligencia militar interrogó a las sobrevivientes del ataque, una mexicana y dos colombianas, al siguiente día del incidente sin que lo conociera el jefe de Estado ni la alta cúpula militar.

Agregó que la información que se “acaparó” con base en los testimonios de las tres mujeres es “muy importante”.

Sobre los archivos secretos del Cosena, indicó que son actas en las que “hablamos de las Farc… y las órdenes que impartí”. Y aseguró que “con esas pruebas definitivas se le derrumban todas las mentiras al gobierno colombiano”.

Correa también reveló que desplegará en su frontera con Colombia 12 aviones de combate Super Tucano para evitar incursiones militares como la del primero de marzo, que derivó en la ruptura de relaciones entre los 2 gobiernos.

“No seamos ingenuos, debemos tener una fuerza disuasiva, defensiva. Debemos ser coherentes, mire lo que nos pasó (el primero de marzo), y no podemos permitir que dos veces nos pase”, dijo Correa.

El mandatario reiteró también la disposición de su gobierno para colaborar con la liberación de los secuestrados en territorio ecuatoriano. Precisó que el tema lo tratará con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, el 13 de mayo, en el marco de una gira que realizará por el continente europeo.

Correa denunció, además, un caso de espionaje militar a miembros de la Asamblea Constituyente de su país. Dijo que miembros de inteligencia espiaron sin su autorización a representantes de la Asamblea Constituyente, lo que se suma a la cadena de irregularidades que envuelve a los servicios secretos.

Otros links relacionados a esta noticia Rafael Correa anunció cita con Sarkozy en Francia para hablar sobre liberación de secuestrados

Fuente El Tiempo.com


Alan García podría mediar entre Uribe y Correa

Miembros de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores celebraron los puentes de entendimiento que se buscan para un encuentro entre los presidentes de Colombia, Alvaro Uribe y de Ecuador, Rafael Correa.

Congresistas colombianos celebraron la mediación que a instancias de la presidenta del Parlamento Latinoamericano, Ivonne Baki, se logró con el presidente del Perú Alan García.

Baki dijo en dialogo con Caracol Radio que García buscará posibilitar el diálogo entre Correa y Uribe durante la V Cumbre de América Latina, el Caribe y la Unión Europea, que se celebrará en Lima los próximos 16 y 17 de mayo.

Señaló que aunque no hay nada secreto es importante que los mandatarios de Colombia, Ecuador, y Perú se reúnan de manera privada y ahí estarán pendientes los parlamentos para coadyuvar en ese entendimiento.

Ecuador rompió relaciones con Colombia el 3 de marzo pasado, dos días después de una operación del ejército colombiano en su territorio para atacar un campamento de las Farc, en la que murió “Raúl Reyes”.

El senador liberal, Juan Manuel Galán quien hace parte de la Comisión Asesora de Relaciones Exteriores, dijo que lo importante es que Uribe y Correa acepten y le den confianza a la mediación de Alan García.

Señaló que sería importante que Ecuador sugiera una mediación también de Chile y Brasil que son muy cercanos a Correa, pero que lo fundamental es que todo conduzca a la reactivación de la Comisión Nacional Binacional Fronteriza, Combifron, de la cual hacen parte los ministros de la Defensa de Ecuador y Colombia.

El senador Jairo Clopatofsky dijo a Caracol Radio que luego de una proposición aprobada por la plenaria del Senado una comisión de parlamentarios de nuestro país viajará a la Frontera para dialogar con homólogo del parlamento ecuatoriano y buscar salidas a la crisis.

Clopatofsky se declaró partidario que se reanuden los trabajos de la Combifron porque desde allí se tendrán de manera directa las inquietudes de la frontera y pueden salir también las soluciones.

Fuente Caracol Radio

Rafael Correa apela al nacionalismo para ocultar su permisividad con las FARC

Así respondió la Casa de Nariño al anuncio del Gobierno ecuatoriano de presentar una queja formal contra Colombia ante la OEA, por las denuncias que ha hecho contra el mandatario ecuatoriano.

En un comunicado, la Secretaría de Prensa de la Presidencia insistió en que Correa desautorizó a las Fuerzas Armadas de su país para perseguir a las Farc.

“Este hecho fue informado por el conjunto de fuentes que permitió también ubicar el campamento del terrorista de las Farc alias ‘Raúl Reyes'”, afirma el comunicado.

Desde el fin de semana, los gobiernos de los dos países se han transado en una lucha de comunicados con acusaciones mutuas.

Este lunes, en un pronunciamiento oficial que fue leído por el vocero gubernamental Vinicio Alvarado, el gobierno ecuatoriano rechazó las afirmaciones de su contraparte colombiana y reiteró que ”censura tajantemente los métodos de acción del grupo irregular Farc, y que jamás permitirá que las Farc o cualquier otro grupo irregular o regular actúe en el territorio nacional”.

”El gobierno del Ecuador rechaza esta injuriosa y falaz afirmación, que sin sustento alguno, atenta contra el honor y el buen nombre del Presidente de la República del Ecuador y su gobierno, de las fuerzas armadas del Ecuador y del estado ecuatoriano”, señaló.

En un acto en el palacio de gobierno, Alvarado dijo que Ecuador ”se declara sorprendido y defraudado por el disonante comunicado de prensa” que emitió el domingo la secretaría de prensa de la presidencia colombiana.

En ese comunicado, el presidente Alvaro Uribe reclamó al presidente Correa por ”declaraciones contradictorias” y ”falta de seriedad” a un compromiso asumido para mejorar las relaciones bilaterales, rotas desde hace ya más de un mes, por declaraciones que realizó el mandatario ecuatoriano en su reciente visita a México.

El vocero ecuatoriano, dijo que en esa nota Colombia sostiene una ”grave e inédita acusación, de absurda temeridad: que el presidente Rafael Correa habría impedido operativos de las Fuerzas Armadas ecuatorianas en contra de las Farc”.

Afirmó que el comunicado ”constituye una clara injerencia” de Colombia en asuntos internos de Ecuador y que con él se configuró ”un nuevo quebrantamiento del derecho internacional”.

El gobierno de Correa había acusado a Colombia de violación de su soberanía y ruptura del derecho internacional a raíz de la incursión armada colombiana a territorio ecuatoriano, el 1 de marzo para atacar un campamento clandestino de las Farc.

Alvarado anticipó que el gobierno nacional ”presentará una queja formal” al secretario de la OEA, José Miguel Insulza, encargado de fomentar mecanismos para la reanudación de las relaciones que Ecuador rompió el 3 de marzo.

Desde entonces se han registrado reiterados episodios de confrontación verbal también relacionados a supuestos documentos encontrados en un computador de Reyes sobre presuntos vínculos entre el gobierno de Correa y las Farc.

La noche del domingo, tras conocerse el comunicado colombiano, el ministro de Defensa, Javier Ponce y altos jefes militares negaron que Correa haya impedido acciones militares contra guerrilleros e instaron a Colombia a dar pruebas.

Para los colombianos ”la gran prueba es la presencia notoria de alias ”Raúl Reyes en el Ecuador”, según un segundo comunicado.

”Esta es una respuesta por demás ridícula, pues no prueba de modo alguno la acusación colombiana”, señaló Alvarado.

Acusó a Colombia de ”con su tono desproporcionado y acusaciones ofensivas afecta el proceso de normalización de relaciones en marcha”.

El ministro de Defensa había dicho la radio colombiana RCN que Colombia debe presentar pruebas sobre supuestas omisiones de las fuerzas militares ecuatorianas en combatir a las guerrillas de las Farc y también cómo conoció de esas presuntas acciones.

En Quito el ministerio de Defensa de Ecuador, emitió un comunicado en el que informó que cerca de la frontera, en dos sitios distintos, se encontraron 15 bases clandestinas y dos laboratorios de procesamiento de droga, abandonados, tras operaciones entre el 5 y 10 de abril. Indicó que ”se presume pertenecen a grupos ilegales armados de Colombia”. No se informó de detenidos.

QUITO

Fuente eltiempo.com

Comunicado de la República de Colombia sobre las declaraciones de Rafael Correa en su visita a México

La Secretaría de Prensa de la Presidencia de la República de Colombia rechaza las declaraciones contradictorias del Presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien, a través de medios de comunicación en México, expresó algunos mensajes constructivos y otros desorientadores que causan desconcierto.

1. El Presidente Rafael Correa aceptó la sugerencia del Grupo Carter de contribuir, sin declaraciones negativas, a mejorar las relaciones con Colombia y, a través de este Grupo, envió un mensaje positivo al Presidente Álvaro Uribe. Sus recientes declaraciones en México demuestran falta de seriedad ante el compromiso asumido con el Grupo Carter.

2. El Gobierno de Colombia tiene autoridad moral para luchar contra el terrorismo. Ha enfrentado decididamente a la guerrilla y ha combatido y desmontado el paramilitarismo. A diferencia de lo ocurrido en otros países de América Latina, en nuestro país no hay lucha de una insurgencia idealista contra una dictadura, sino desafío de un terrorismo narcotraficante contra una democracia plural y garantista.

3. El Gobierno y las Fuerzas Armadas de Colombia adelantaron seis intentos contra alias ‘Raúl Reyes’ y sostuvieron combates periódicos contra los anillos de seguridad de este terrorista. El Presidente Álvaro Uribe asumió directamente la responsabilidad del operativo y no la descargó en las Fuerzas Armadas, no desorientó a la opinión pública ni maltrató a la cúpula militar.

4. Las autoridades colombianas han encontrado computadores en perfecto estado a terroristas abatidos por la Fuerza Pública en diferentes operaciones. Basta mencionar los bombardeos contra alias ‘El Negro Acacio’, ‘Martín Caballero’ y ‘Carlos Antonio Losada’, entre otros. La incautación de un computador hallado en poder de un terrorista, ha servido de principio de prueba para judicializar la relación de políticos con paramilitares, situación que aún falta por clarificar en relación con la guerrilla.

5. Los computadores incautados a alias ‘Raúl Reyes’ fueron entregados a la INTERPOL para determinar la autenticidad e integridad de sus archivos. Con esta información, por ejemplo, y con la cooperación del Gobierno de Costa Rica, se logró encontrar una caja fuerte con 480 mil dólares de las Farc, en una residencia en la capital de ese país.

6. El Gobierno de Colombia entregó pruebas sobre posibles nexos de integrantes del Gobierno ecuatoriano y de miembros de la campaña presidencial de Rafael Correa con el grupo terrorista de las Farc.

7. El Gobierno colombiano supo que las Fuerzas Armadas de Ecuador fueron desautorizadas por el Presidente Rafael Correa cuando adelantaban operaciones en contra de las Farc en territorio ecuatoriano.

8. El Gobierno de Ecuador se contradice al asegurar que no sabía de la presencia de las Farc ni de ‘Raúl Reyes’, mientras otras veces reconoce y asegura que mantuvo contactos con ese grupo terrorista para buscar un acuerdo humanitario. El Gobierno ecuatoriano fue informado muchas veces de la presencia de las Farc en su territorio.

9. Colombia, a solicitud del Gobierno ecuatoriano, suspendió hace más de un año la fumigación de cultivos ilícitos en una franja de 10 kilómetros de ancho en territorio colombiano, y la sustituyó por erradicación manual. La protesta contra las fumigaciones siempre ha tenido como promotor al grupo terrorista de las Farc.

10. Desde Ecuador las Farc produjeron un sinnúmero de atentados contra ciudadanos y Fuerza Pública de Colombia. Contra colombianos inocentes que estaban en la tarea de erradicación manual de cultivos ilícitos. Desde el 2004 hay documentados 40 casos de estos ataques con el asesinato de muchos soldados, policías y civiles. En febrero de este año, las Farc activaron desde Ecuador minas antipersonal que asesinaron en territorio colombiano a erradicadores manuales de cultivos ilícitos y a integrantes de la Fuerza Pública que los protegían.

11. El Gobierno de Colombia reitera su rechazo al atenuante con que el Presidente Rafael Correa quiso favorecer la presencia de las Farc en su territorio, al argumentar que se trataba de un campamento de paso, cuando en realidad se demostró que era un campamento permanente.

12. Quienes están en un campamento terrorista en cualquier actividad distinta al cumplimiento de una misión humanitaria autorizada, incurren en el delito de concierto agravado para el terrorismo.

13. El Gobierno de Colombia recuerda que entre los actos terroristas de las Farc, están el secuestro de la ciudadana colombo-francesa Ingrid Betancourt y los demás integrantes del grupo de víctimas; de tres ciudadanos norteamericanos, y de 750 colombianos secuestrados en los últimos diez años que no han regresado a sus hogares. También la participación internacional de las Farc en el secuestro y asesinato de Cecilia Cubas, hija del ex presidente de Paraguay, Raúl Cubas, y el reclutamiento de menores, la mutilación de niños con minas antipersonal, su financiación con el narcotráfico, carros bombas como el del Club El Nogal y masacres. Todo esto evidencia que las Farc es un grupo terrorista, tal como lo ha declarado Canadá, la Unión Europea y Estados Unidos. Violencia contra la democracia es terrorismo: basta leer la legislación de la Organización de las Naciones Unidas.

14. El Gobierno de Colombia reitera su compromiso de cumplir lo acordado ante la Organización de Estados Americanos –OEA- y ante el Grupo de Río. Es necesario enfrentar estos compromisos con seriedad y decisión, tal como Colombia enfrenta la batalla contra el terrorismo.

Bogotá D.C., 13 de abril de 2008

Fuente Secretaría de Prensa de la República de Colombia

Critican a Bush por no hablar con Correa en caso FARC

Un dirigente demócrata del Congreso de EE.UU. dijo este jueves que fue un error del presidente George W. Bush no contactar al presidente ecuatoriano Rafael Correa durante el conflicto diplomático derivado del ataque colombiano a un campamento de la guerrilla colombiana en territorio ecuatoriano.

Eliot L. Engel, presidente del subcomité para el Hemisferio Occidental de la Cámara de Representantes, dijo que Bush sólo habló con el presidente colombiano Álvaro Uribe después del incidente ocurrido el primero de marzo que llevó a Correa a la ruptura de relaciones diplomáticas con Bogotá.

“Estoy convencido de que (Correa) es un dirigente con quien Estados Unidos puede y debe trabajar”, dijo Engel en la apertura de una audiencia sobre la disputa colombo-ecuatoriana. “Francamente, creo que fue un error del presidente Bush no comunicarse con él”.

Pidió al secretario de Estado asistente para asuntos interamericanos, Thomas A. Shannon, “visitar Ecuador pronto a fin de complementar las muchas visitas que el gobierno estadounidense ha hecho a Colombia, y demostrar nuestro compromiso con la bilateralidad en las relaciones”.

Cuestionamientos a Insulza

A la audiencia fue invitado el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, José Miguel Insulza, quien actuó cautelosamente para no tomar partido con ninguna de las partes debido a que es un funcionario que responde a los gobiernos de la región.

Insulza solamente hizo mención cronológica de las acciones que estaba adoptando a fin de construir la confianza entre Ecuador y Colombia.

Dijo que la Interpol, a pedido del gobierno colombiano estaba realizando los exámenes de tres computadoras halladas en el campamento atacado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y que los resultados serían conocidos a fines de abril.

Engel pidió al gobierno colombiano que se abstenga de continuar difundiendo presuntos contenidos de esas computadoras en tanto Interpol no se haya pronunciado sobre lo que ha encontrado, a fin de no acentuar las animosidades.

Indicó que la reacción de Bush al conflicto le había  decepcionado profundamente y acusó a Bush de tratar de usar el incidente para impulsar el tratado de libre comercio entre Colombia y Estados Unidos.

“Ese fue otro error”, agregó. “Si el tratado va a ser aprobado por el Congreso es otro tema, pero ciertamente no tiene nada que ver con el ataque colombiano a las FARC en Ecuador. Este tipo de retórica solamente nos aísla de otros países en Sudamérica que ya estuvieron inquietos por la incursión colombiana”.

En la audiencia comparecieron también como testigos los analistas Michael Shifter, subdirector de Diálogo Interamericano; Ray Walser, de la Fundación Heritage; y Julia E. Sweig, directora para América Latina del Consejo de Relaciones Exteriores.

Estados Unidos dice que crisis diplomática hace más importante aprobar el TLC con Colombia

La representante de Comercio Exterior de Estados Unidos, Susan Schwab, dijo hoy que la crisis diplomática que enfrenta a Colombia con sus vecinos requiere que Washington ayude a su aliado con la aprobación del TLC conjunto.

Durante una audiencia ante el Comité de Finanzas del Senado, Schwab usó el conflicto que enfrenta a Colombia con Ecuador y Venezuela como un argumento para convencer a los legisladores de que den su visto bueno al Tratado de Libre Comercio (TLC).

“Los acontecimientos de la pasada semana dejan clara la importancia de hacer todo lo que podamos para ayudar al Gobierno de Colombia”, dijo Schwab.

El mismo deseo expresó Chuck Grassley, el republicano de mayor rango en el Comité.

“Dados los recientes acontecimientos en la región, es incluso más trascendental que el Congreso demuestre su solidaridad con un aliado tan importante con la aprobación de nuestro acuerdo comercial con Colombia”, afirmó.

La crisis surgió después de que las fuerzas armadas colombianas atacaron a miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio ecuatoriano.

En respuesta, el Gobierno de izquierda de Nicaragua rompió hoy relaciones diplomáticas con Colombia, como ya había hecho Ecuador, mientras que Venezuela envió tropas a su frontera oeste.

El presidente de Colombia, Álvaro Uribe, dijo esta semana por teléfono a su par estadounidense, George W. Bush, que lo que ayudaría a su país en este momento sería la aprobación del TLC.

Sin embargo, los legisladores demócratas no han manifestado especial receptividad a las nuevas presiones de la Casa Blanca.

Hoy el presidente del Comité de Finanzas, Max Baucus, señaló que una condición previa a la aprobación del pacto es la ampliación de la llamada Ayuda de Ajuste Comercial (TAA, por su sigla en inglés).

Ese programa da asistencia económica, formación y cobertura de salud a los trabajadores estadounidenses que pierden su empleo o sufren una bajada de su salario por la competencia externa.

“Debemos establecer un programa TAA mejor antes de que el Congreso pueda ocuparse de otras prioridades comerciales, especialmente los acuerdos de libre comercio pendientes”, dijo Baucus.

La Cámara Baja aprobó en octubre un proyecto de ley para extender la TAA por cinco años, al tiempo que ampliaba el programa a empleados del sector de los servicios y funcionarios públicos.

La Casa Blanca, por su parte, ha amenazado con vetar el proyecto de ley si es aprobado también por el Senado, porque no quiere que se aumente el número de personas que se puedan beneficiar de él, por su costo.

En la audiencia Schwab se comprometió a “reformar y aprobar de nuevo la Ayuda de Ajuste Comercial”, pero no ofreció más detalles al respecto.

Además del TLC con Colombia, la jefa de comercio exterior pidió la aprobación de los pactos con Panamá y Corea del Sur, que también están pendientes.

“Un voto en contra de estos TLC es un voto contra los exportadores estadounidenses”, dijo.

La Casa Blanca ha insistido en que el pacto con Colombia sea el siguiente a ser tratado por el Congreso, lo que deja a los otros dos con pocas posibilidades de ratificación antes del fin del mandato de Bush, en enero de 2009.

Algunos legisladores demócratas quieren que, antes de aprobar el pacto con Colombia, Uribe tome más medidas para proteger a los sindicalistas y para investigar los ataques contra ellos y los abusos de los derechos humanos en general.

Schwab reconoció que el Gobierno de Bogotá “puede hacer más” para disminuir la violencia, pero destacó que hay pruebas de un progreso “alentador”.
Fuente ElComercio.com