Caso “PATIVIDEOS”

La Comisión de Control Cívico de la Corrupción, ante las declaraciones vertidas por el Presidente de esta Entidad, Dr. Ramiro Borja y Borja, sobre una posible reapertura del caso denominado “pativideos” aclara a la ciudadanía lo siguiente:

1.- En acta de la sesión del Pleno del 25 de julio de 2007 consta: “El Pleno de la Comisión, integrado por el Dr. Ramiro Borja y Borja, como Presidente; Dr. Ramiro Larrea Santos; Dr. Hermuy Calle Verzozi; Dr. Carlos Ortiz González y Dra. Piedad Gálvez de Varea, como Comisionados, en sesión del 25 de julio del año 2007, resuelve desestimar el informe de investigación respecto de este caso, por faltar a su objetivo y carecer de fundamento serio.” tal como consta en el Boletín de Prensa No. 323.

2.- Ante la C.C.C.C no se han presentado nuevos elementos de prueba que justifiquen una reapertura del caso mencionado.

3.- El 28 de mayo de 2008, el Dr. Ramiro Borja y Borja solicitó la reapertura del caso; sin embargo, no presentó prueba alguna para sustentar su solicitud, por lo que el Pleno de esta entidad negó ese pedido.

4.- De existir intereses ocultos que impiden la investigación del caso, tal como lo manifestó el Dr. Ramiro Borja y Borja en rueda de prensa personal realizada el 29 de mayo de 2008, el Pleno de la C.C.C.C. le solicita públicamente que, en consecuencia, aclare el fundamento de dicha afirmación con el fin de iniciar las acciones que sean pertinentes.

Fuente C.C.C.C.

Advertisements

La reputación como excusa

Rafael Correa subió al poder con una aureola de rectitud en la cabeza. Hoy se mantiene, en gran medida, esa percepción de que este es un gobierno honesto. Y el Presidente utiliza esa buena reputación para evadir su deber de aclarar los actuales escándalos y las fuertes acusaciones en su contra.

El argumento del Gobierno, y en particular del Presidente, ante cualquier acusación de corrupción, es siempre el mismo. Basta decir “somos gente honesta” para que todo quede supuestamente aclarado. Y si el acto de corrupción es evidente, entonces el argumento cambia a “eso es normal, no es corrupción”. Y listo, no se diga más.

Esto ocurrió con los Pativideos. Bastó con que el Presidente asegure que “Patiño es un hombre honesto” y que las conversaciones grabadas estaban fríamente calculadas para atrapar a los especuladores financieros (¿alguien los investigó, al menos?). Y listo. El país quedó convencido de la rectitud de su gobierno.

Para leer el resto del artículo hacer click en el blog de Hoy y Ahora

¡Salven la Asamblea!

Atiendan las inconformidades dentro de su propia mayoría antes de hablar de conspiración.

Por Carlos Vera Rodríguez

O sea, salven la oportunidad de cambio, cada vez más lejana y más distorsionada por el contagio del fundamentalismo correísta, que de socialismo tiene poco y de absolutismo mucho. Ya que se auto confirieron poderes ilimitados aunque los limitaba claramente el estatuto, esa decisión ilegítima -igual que la conformación de la actual Corte Suprema, por eso la misma recomendación- puede legitimarse si toman acciones justas, prioritarias, independientes, únicas y últimas. Manden a la cárcel a los responsables del atraco bancario y no solo aprueben amnistías para los condenados por intentar condenarlos. No dejen -como una de las tantas comisiones integradas por el Presidente de la República- en un informe genérico y 300 nombres anónimos, una investigación de la cual solo dio referencias claras el economista Eduardo Valencia.

Hagan sus propias leyes; no sean exclusivamente molino que muele las de su líder, si en verdad son afines pero no idénticos. Si se arrogaron la facultad de legislar para el presente y no para el futuro, como se estatuyó, sean capaces de generar cuerpos propios. ¿Qué tal algo sobre nuevos tipos de delitos informáticos, a propósito de las calumnias, falsificaciones, reproducciones, distorsiones, desviaciones, usufructo, envío y espionaje mediante aparatos de nueva tecnología? Muhammad Yunus llamó recién a poner reglas en la autopista múltiple de la globalización y la Internet, como una de las herramientas para volverla -el término de moda- equitativa. ¿Qué tal si fiscalizan la recomendación que hizo Alberto Acosta, junto con una comisión técnica especializada, de proceder a la caducidad en un contrato con Petrobras, no acatada tan pronto el actual Presidente de la Asamblea dejó el Ministerio de Energía? Y si de petróleo se trata, pidan ¡ya! al vicealmirante Zurita, encargado de Petroecuador, precisar cuántos millones de dólares fueron robados en el actual período y qué justifica un contrato a dedo para Flopec por USD 20 000.

Salven la Asamblea. Cuéntenle al Ecuador los criterios rectores para redactar la Constitución en sus capítulos y los principios que la animarán –si no aceptaron ya uno de los tantos proyectos precocinados- con el fin de volver sustancial la gira de mesas itinerantes y no solo un ejercicio de tema libre, según lo anunciaron. Olvídense de Dayuma. La torpeza y el atropello allí fueron de unos cuantos militares y fiscales, junto a Correa, quien llamó terroristas a inocentes indefensos, pero no califica así a las FARC. Desistan de examinar los incidentes de La Cadena: la Policía obedece al Presidente de la República, no al de la Asamblea.

Atiendan las inconformidades dentro de su propia mayoría antes de calificar como conspiración a las de afuera. Identifiquen al Gobernador que ordenó un ‘barrido’ para dos asambleístas acusadas sin sustento de recibir sobornos. Esas intrigas de un llorón son las que dividen. Reprobar su trabajo no es evocar el pasado, añorar el Congreso o resucitar la partidocracia; es demandar la plataforma para la cual pusimos muchos una tarima a la que pocos se subieron. ¡Que no les contagien la paranoia, autosuficiencia y soberbia enseñoreadas en Carondelet, expresadas en un Informe a la nación lleno de mentiras y disculpas hipócritas!

Sobre los actos de corrupción del ex Subsecretario del Ministerio de Agricultura

Guayaquil, 23 de Enero de 2008

Sr. Alberto Acosta, Presidente de la Asamblea Constituyente

Señores/as Asambleístas

Dr. Washington Pesántez, Fiscal General de la Nación

Sr. José Luís Cortázar, Secretario Nacional de Anticorrupción

Quito.

De mis consideraciones:

Reciban un cordial saludo. El Sr. Secretario Nacional de Anticorrupción, Don José Luís Cortázar, anuncia y denuncia la corrupción y prisión del Ing. Guillermo Ortega R., ex-Subsecretario (ex-Viceministro) de Comercio del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, entre otros delitos, por la firma de permisos de importación de productos agropecuarios en “cuartos oscuros”.

Éste delito produce el éxodo hacia las capitales de provincia y luego al exterior, cayendo los agricultores en manos de coyoteros, perdiendo muchos la vida al naufragar los barcos. La vida está en el campo; la comida viene de la tierra, de los ríos y los mares; la labranza y crianza la hacen manos tiernas de niños-niñas, jóvenes, mujeres, hombres, con la piel curtida y manos callosas; el labriego, el campesino, el pescador, el indígena, el insular y amazónico, enriquece y da la seguridad y soberanía alimentaria. El Ecuador ha sido, es y será eternamente agropecuario, y nuestros agricultores, ganaderos, artesanos, que hoy envían las remesas, son nuestros Héroes Desconocidos.

Sres./as Asambleístas busquemos la creación de las ciudades agroindustriales, y una Gran Ley de Consejos Consultivos de productos agropecuarios en honor a nuestros emigrantes.

Esperamos que el Sr. Fiscal de la Nación , Dr. Washington Pesántez; el Presidente de la Corte Suprema de Justicia; el Sr. Alberto Acosta, Presidente de la Asamblea Nacional ; los Sres./as Asambleístas,
especialmente de la mesa 8 y 10, de Lucha contra la Corrupción y Legislación-Fiscalización, respectivamente; la CCCC y Defensoría del Pueblo, pidan las indagaciones totales de éste mal funcionario, quien ya fue denunciado en el año 2006 por la prensa investigativa de radio, TV y escrita, así como por quien suscribe, en el libro que adjunto de mi autoría “El Tahúr de Palacio”, lo pueden leer en la página 28-29, así como el Anexo 3, y Anexo 4. Como siempre, lo hago señalando con nombre, RUC, documentos de prensa y oficios. El Dr. Carlos Romero, funcionario de carrera del Min. de Agricultura, confirma que el Ing. Guillermo Ortega conocía de varias importaciones cuya suma fue de 9 millones de dólares, en Abril 5 de 2006, firmadas en “cuartos oscuros”, hoy en “cuartos de hotel, con dama y chocolate, como en el caso Cabrera”.

El Ing. Guillermo Ortega, siempre acaparó la firma de permisos de importaciones agropecuarias.

Sres. Asambleístas; Sres. Autoridades de Control; de Justicia y de Veedurías Ciudadana, en ésta ocasión han pescado al delincuente, como se dice vulgarmente, “con las manos en la masa“, que tenga derecho a la defensa el funcionario corrupto, pero que no haya ni perdón ni olvido por parte de quienes deben ser ejemplo de honestidad para con el pueblo y la Patria , que no ocurra el perdón y olvido que dieron a los banqueros corruptos. Recuerden, muchos ecuatorianos murieron y siguen muriendo por estos delitos que deja pasar la justicia.

Atentamente,

ING. LEONARDO ESCOBAR BRAVO

Sociedad Patriótica niega actos de corrupción

El asambleísta de Sociedad Patriótica, Julio Logroño, responde a las acusaciones que se presentaron en su contra sobre posible intento de soborno a su colega de Acuerdo País, Gabriel Rivera.

Las y los asambleístas del bloque de Sociedad Patriótica rechazaron la denuncia que José Gabriel Rivera, de Acuerdo País, realizó sobre un supuesto intento de soborno, para hacer que las y los asambleístas de la mayoría se manifiesten en contra de la Nueva Constitución que redactará la Asamblea Constituyente.

La denuncia, realizada por el Ministerio de Gobierno y la Secretaría Nacional Anticorrupción, señala a Julio Logroño, asambleísta por Sociedad Patriótica, como involucrado.

Julio Logroño, exigió que se presenten las pruebas que le harían aparecer como responsable del supuesto cohecho y anunció que iniciará “una querella penal en contra del asambleísta José Gabriel Rivera (Acuerdo País) por difamación”.

Gilmar Gutiérrez dijo que esta denuncia de corrupción sería en una “cortina de humo” para desviar la atención nacional de los problemas económicos que vive el país con el actual régimen.


Obispos de Venezuela expresan alarma por inseguridad y corrupción

El Episcopado venezolano expresó ayer su alarma por la ”persistencia” en el país de graves problemas sociales como la ”inseguridad y la corrupción”, y reiteró su llamamiento a la ”unión” de todos los sectores nacionales para abatir esos flagelos.

La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) expresó su preocupación por el supuesto abandono de las zonas fronterizas con Colombia “donde operan libremente los grupos irregulares y campean los negocios ilícitos como el lavado de dinero y el narcotráfico”.

Durante la 89 Asamblea Ordinaria de la CEV, su presidente, monseñor Ubaldo Santana, reiteró además el pedido al gobierno del presidente venezolano, Hugo Chávez, de que amplíe la recién aprobada Ley de Amnistía para que se beneficie a los llamados “presos políticos”.

”Hay que seguir apostando por el poder constructivo del diálogo. La división ha alcanzado cuotas inquietantes”, dijo Santana al leer un documento oficial ante la prensa.

Sobre la situación de los Derechos Humanos, la jerarquía católica señaló que en Venezuela ”siguen las preocupantes violaciones a los derechos de la persona”, entre ellos “la persistencia de la inseguridad civil y jurídica”.

Según datos gubernamentales, los secuestros aumentaron un 48.6 por ciento en el 2007, cuando se registraron 382 casos, mientras que la organización humanitaria Provea reportó ”9,567” asesinatos, un ” 10.28 por ciento” más que en el 2006.

La lentitud de la administración de justicia, la precaria situación de los detenidos políticos, las condiciones infrahumanas en los centros penitenciarios, y el creciente flagelo de la corrupción, son asuntos que preocupan al Episcopado, según Santana.

”Todos los venezolanos debemos trabajar juntos para enfrentar esos problemas álgidos”, porque ”no se trata acusarnos unos a otros, sino de darnos cuenta que vivimos en el mismo espacio geográfico, político y cultural. A todos nos conviene que los Derechos Humanos sean respetados”, indicó el obispo.

”Los vacíos de gobernabilidad, el mal funcionamiento de los servicios públicos, la ausencia de organismos de seguridad y defensa han transformado nuestras fronteras en tierras de nadie donde proliferan los negocios ilícitos”, recalcó el documento católico.

Fuente:
El Nuevo Herald