Correa irá a Chile en respaldo a Evo

El presidente de la República, Rafael Correa, viajará este lunes a Santiago (Chile) para participar en una reunión urgente convocada por la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).

En ese encuentro regional, convocado por la presidenta chilena, Michelle Bachelet,  se analizará la crisis política que atraviesa en estos momentos Bolivia.

Así lo anunció ayer el Primer Mandatario en su enlace radial nro. 86 realizado en la escuela Carlos Armando Romero Rodas, de la parroquia Febres Cordero, en
el suburbio de esta ciudad.

Durante su intervención,  Correa ratificó su respaldo al presidente de esa nación, Evo Morales, ante los actos de violencia que han ocurrido en estos últimos días entre opositores y partidarios del Gobierno boliviano.

“Evo no dejaremos que el pasado vuelva, cuenta con el total respaldo de los Gobiernos y pueblos latinoamericanos. No permitiremos otro Pinochet en América Latina ni la balcanización de nuestros países”, dijo Correa, en medio del aplauso de sus seguidores que llenaron el escenario.

El Jefe de Estado se solidarizó con el pueblo boliviano por los incidentes y minimizó a los grupos que se oponen al proyecto de transformación social, política y económica tras considerarlos una “minoría separatista y oligarca”.

Correa cuestionó que los opositores del Presidente boliviano intenten desestabilizar su Gobierno, pese a que los cambios fueron recientemente aprobados con alrededor del 68% de los votos en el pasado referéndum.

El Presidente expresó que lo mismo intentan hacer en Guayaquil los grupos opositores liderados por el alcalde Jaime Nebot, la oligarquía y sectores ultraconservadores de la Iglesia. “Cuidado, Guayaquil, eso es lo que busca la oligarquía guayaquileña”, indicó Correa tras agregar que tendrán que responder a
la historia.

El viaje del Primer Mandatario está previsto para las primeras horas de este lunes. La Secretaría de Prensa de la Presidencia de la República indicó que será un viaje relámpago. No descartó quiénes integrarán la comitiva.

Así mismo, el Primer Mandatario señaló que el sí ganará en las próximas elecciones,  previstas para el 28 de septiembre. “Tienen el mensaje equivocado, no se conectan con la gente, ¿a quién van a convencer de seguir viviendo en lo mismo de siempre?”, preguntó a los  asistentes.

Otros detalles…

Correa señaló que el costo  de las medidas económicas que plantea el proyecto de Constitución no supera los USD 200 millones para 2009,  al recalcar que el costo de este marco legal será progresivo.

Tildó   de conspiradores  a funcionarios del Ministerio de Economía  que al parecer filtraron a la prensa un cuadro de USD 2 000 millones como costo del proyecto en 2009. Ello pese a que fue la propia ministra  Wilma Salgado quien entregó la cifra.

Según Correa,  un grupo de funcionarios está  engañando a la Ministra.”El colmo fue esta semana, cuando los ministros me dijeron que pararon la inversión porque le han dicho a la Ministra que existe un déficit.

Las críticas a Nebot, imparables

El Primer Mandatario   aclaró que el triunfo en el referéndum no hará perder al Puerto Principal el agua potable, alcantarillado y el aeropuerto, como lo asegura el alcalde Jaime Nebot.  “Lo único que van a perder es el poder, las mafias que siempre han dominado a Guayaquil”, comentó.

Además, destacó la presentación en Riobamba del Plan Nacional para administrar el recurso del oro azul o agua, que está garantizado en el proyecto de Nueva Constitución, en la cual se prohíbe su privatización. “Nunca en la historia un Gobierno le ha hecho caso a algo tan importante como es el recurso agua”.

También enfatizó  la creación de la Secretaría Nacional del Agua para el control de ese recurso y la correcta administración a todos los ecuatorianos.

En su alocución, Correa anunció también que en octubre próximo se realizará en el país un gabinete binacional y un festival artístico con Perú para celebrar el décimo aniversario de la firma del acuerdo de paz.  La primera de las citas será el 25 de octubre en Machala  y la segunda  en la frontera entre Huaquillas  y Aguas Verdes .

Fuente El Comercio.com

Advertisements

Critican a Bush por no hablar con Correa en caso FARC

Un dirigente demócrata del Congreso de EE.UU. dijo este jueves que fue un error del presidente George W. Bush no contactar al presidente ecuatoriano Rafael Correa durante el conflicto diplomático derivado del ataque colombiano a un campamento de la guerrilla colombiana en territorio ecuatoriano.

Eliot L. Engel, presidente del subcomité para el Hemisferio Occidental de la Cámara de Representantes, dijo que Bush sólo habló con el presidente colombiano Álvaro Uribe después del incidente ocurrido el primero de marzo que llevó a Correa a la ruptura de relaciones diplomáticas con Bogotá.

“Estoy convencido de que (Correa) es un dirigente con quien Estados Unidos puede y debe trabajar”, dijo Engel en la apertura de una audiencia sobre la disputa colombo-ecuatoriana. “Francamente, creo que fue un error del presidente Bush no comunicarse con él”.

Pidió al secretario de Estado asistente para asuntos interamericanos, Thomas A. Shannon, “visitar Ecuador pronto a fin de complementar las muchas visitas que el gobierno estadounidense ha hecho a Colombia, y demostrar nuestro compromiso con la bilateralidad en las relaciones”.

Cuestionamientos a Insulza

A la audiencia fue invitado el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, José Miguel Insulza, quien actuó cautelosamente para no tomar partido con ninguna de las partes debido a que es un funcionario que responde a los gobiernos de la región.

Insulza solamente hizo mención cronológica de las acciones que estaba adoptando a fin de construir la confianza entre Ecuador y Colombia.

Dijo que la Interpol, a pedido del gobierno colombiano estaba realizando los exámenes de tres computadoras halladas en el campamento atacado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y que los resultados serían conocidos a fines de abril.

Engel pidió al gobierno colombiano que se abstenga de continuar difundiendo presuntos contenidos de esas computadoras en tanto Interpol no se haya pronunciado sobre lo que ha encontrado, a fin de no acentuar las animosidades.

Indicó que la reacción de Bush al conflicto le había  decepcionado profundamente y acusó a Bush de tratar de usar el incidente para impulsar el tratado de libre comercio entre Colombia y Estados Unidos.

“Ese fue otro error”, agregó. “Si el tratado va a ser aprobado por el Congreso es otro tema, pero ciertamente no tiene nada que ver con el ataque colombiano a las FARC en Ecuador. Este tipo de retórica solamente nos aísla de otros países en Sudamérica que ya estuvieron inquietos por la incursión colombiana”.

En la audiencia comparecieron también como testigos los analistas Michael Shifter, subdirector de Diálogo Interamericano; Ray Walser, de la Fundación Heritage; y Julia E. Sweig, directora para América Latina del Consejo de Relaciones Exteriores.

Las FARC hayan refugio en Ecuador

El norte de Ecuador se ha convertido en santuario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Testimonios de ex combatientes y el contenido de los ordenadores intervenidos a la guerrilla en la operación militar que acabó con la vida de su número dos, Raúl Reyes, a los que ha tenido acceso EL PAÍS, revelan nuevos detalles sobre la colaboración ecuatoriana con las FARC.

Gracias a las redes de corrupción entretejidas con autoridades locales y militares, el grupo armado ha establecido, aseguran fuentes militares colombianas, al menos ocho campamentos estables, desde donde lleva a cabo tráfico de armas, transporte de drogas y adoctrinamiento de las poblaciones. “Toda la zona fronteriza es segura en el lado ecuatoriano”, cuenta Miguel, un ex guerrillero que conoce el terreno por haber sido mando medio del Frente 48 de las FARC durante 10 años y acogido ahora, como miles de sus compañeros, a un programa de reinserción.

“Hacemos nuestros campamentos en fincas y nos abastecemos en las comunidades. Altos mandos militares nos apoyan con la logística, con armamento, carpas y uniformes. En el Frente 48 llevamos uniformes ecuatorianos, porque es más fácil que esperar a que el Secretariado los mande desde Colombia”, afirma el ex guerrillero Miguel, miembro de la seguridad de Raúl Reyes que abandonó recientemente la lucha armada y vive en la clandestinidad cerca de Bogotá.

Los guerrilleros se mueven por el norte de Ecuador en camionetas, como ha constatado un funcionario de la Organización de Estados Americanos (OEA), que expresaba en privado el desconcierto que le provocó cruzarse en comedores del área fronteriza con miembros de las FARC perfectamente pertrechados.

El gran proveedor de la guerrilla es Patricio González, poderoso traficante de armas ecuatoriano que colabora con las FARC desde hace 25 años. “Los generales ecuatorianos con los que trabaja Patricio le venden una parte de las armas que debían ser destruidas” asegura Miguel. “Alguna vez el armamento llegaba en contenedores desde el puerto de Guayaquil”.

En este territorio liberado, la guerrilla ha establecido corredores para el transporte de cocaína, principal fuente de financiación. “Desde Putumayo entran las camionetas cargadas con pasta base, que preparan los campesinos, y por carreteras ecuatorianas siguen hacia el oeste e ingresan de nuevo en Colombia por Nariño, donde están los laboratorios. Luego la droga vuelve a salir por Ecuador, hacia la costa”, dice Miguel. El antiguo guerrillero no tiene pelos en la lengua y lanza gravísimas acusaciones contra las autoridades ecuatorianas que el Gobierno de Quito ha negado reiteradamente.

Gracias a las “mensualidades” que reciben de las FARC, asegura Miguel, las autoridades locales hacen la vista gorda. “Los jefes de la policía avisan a los retenes para que nos dejen pasar. En El Carmelo, en el cruce de la frontera, hay una base del Ejército ecuatoriano que controla la carretera. Y también están comprados”.

“Hemos detectado 11 campamentos en suelo ecuatoriano”, dice una fuente de la inteligencia colombiana. “Ocho grandes, con talleres, polvorines y pistas de entrenamiento en la zona del río San Miguel, y tres más pequeños por el río Putumayo”. Las ocho bases permanentes (Rancherías, San José, El Arenal, La Isla -donde Raúl Reyes vivió dos años-, El Limón, La Escalera, Farfán y Puerto Mestanza) jalonan la frontera norte de Ecuador de este a oeste.

Desde esa retaguardia, Colombia ha sufrido 39 ataques de las FARC desde 2004. Uno de ellos causó la muerte de 22 soldados en la localidad de Teteyé. “Hemos entregado 16 informes a la Comisión Binacional para Asuntos Fronterizos, y ocho más a la cancillería ecuatoriana, sobre la presencia de las FARC en su suelo”, dice un alto funcionario colombiano. “Ellos lo niegan o, simplemente, no responden”. Bogotá dice entender ahora esa actitud. Esa mina que es el ordenador de Raúl Reyes ha desvelado las relaciones políticas sostenidas por las FARC con el Gobierno de Quito al más alto nivel. El número dos de la guerrilla da cuenta de dos reuniones, el 18 de enero y el 28 de febrero de este año (dos días antes de su muerte), con emisarios del presidente Rafael Correa. Uno de ellos es su ministro de Seguridad, Gustavo Larrea. El presidente ecuatoriano propone reunirse con los mandos de la guerrilla en Quito, establecer “coordinaciones sobre la frontera binacional”, contrarrestar los efectos del Plan Colombia contra el narcotráfico con denuncias de las fumigaciones, “cambiar a los mandos de la fuerza pública” hostiles a la guerrilla… Se trata de neutralizar al presidente colombiano, Álvaro Uribe, representante “de la Casa Blanca, las multinacionales y las oligarquías”.

La indignación de Correa por el ataque colombiano contra la base de Reyes se volvió virulencia cuando esos dos correos salieron a la luz el pasado martes. Llamó “mentiroso e insolente” a Uribe y dijo que asociarle a él con las FARC era “una desfachatez”. Luego justificó la presencia de la guerrilla con los desvelos de su Gobierno por lograr la liberación de los secuestrados.

El problema, ha dicho Correa, es que Colombia no cuida sus fronteras. “El Gobierno de Ecuador se niega a establecer mecanismos de cooperación. Con Perú tenemos patrullas conjuntas en los ríos, y allí no hay problemas de campamentos. Con Ecuador quisimos hacer lo mismo, y ha sido imposible”, dicen en Bogotá. Para compensar, Gustavo Larrea, el ministro de Seguridad ecuatoriano, ha propuesto la interposición de cascos azules de la ONU entre ambos países.

[Para la comisión especial de la OEA, que visitó el lunes la frontera, no hay duda de que Ecuador necesita de ayuda internacional para mantener el control de su frontera con Colombia, informa desde Quito Daniela Creamer. “Ecuador requiere de cooperación para lograr un control efectivo”, dijo José Miguel Insulza, secretario general del organismo.]

Fuente Diario elpais.com

Gobierno ecuatoriano pidió a Colombia copia de los documentos encontrados en el computador de Raúl Reyes

La cancillería confirmó hoy que a través de la embajada de Argentina en Bogotá, los representantes ecuatorianos solicitaron a Colombia que proporcione copias digitales e impresas de los documentos encontrados en las computadoras supuestamente pertenecientes a ‘Raúl Reyes.

La entrega de este material al presidente Rafael Correa le fue ofrecida por el presidente Álvaro Uribe en la reunión de jefes de Estado del Grupo de Río. Sin embargo hasta el momento no se ha efectuado.

El Gobierno solicitó información sobre el hardware incautado, características técnicas así como también el software y los servidores de correo empleados para la transmisión de datos.

Dentro de la petición de Ecuador consta la solicitud de un informe sobre las circunstancias en que el material fue aprendido con los respaldos documentales pertinentes y la metodología aplicada por las autoridades colombianas para analizar las computadoras y sus contenidos.

La Policía Nacional rechazo información del diario español El País

La Policía Nacional rechazó hoy de manera directa la información difundida en el Diario español El País, en el que se la relaciona con las FARC, así lo anunció el director de operaciones de la Policía, general Ángel García.

García además advirtió que jamás existió ningún tipo de relación con este grupo irregular del vecino país, ni con ningún otro grupo guerrillero.

Fuente elcomercio.com

Ambiente pre-bélico

Por Carlos Chirino, BBC Mundo

Nunca en el último medio siglo de historia venezolana había sonado tanto la posibilidad de que el país se vea involucrado en una inédita guerra con Colombia.


Otros, autodenominados “radicales”, ofrecen a la sombra de la estatua de Simón Bolívar en el centro de Caracas, un “voluntariado” listo para el combate.

“Mande mi comandante” dice y saluda militarmente Lina Ron, jefa de ese grupo y una de las cabezas del movimiento popular vinculado al gobierno.

Desde la radio del automóvil el presentador de un programa informativo comunitario recuerda a los oyentes que “en las guerras los muertos los pone el pueblo”.

El locutor le habla precisamente a un público mayoritariamente ubicado en barriadas populares caraqueñas.

Paz, por favor

En las calles de las ciudades venezolanas ya se ven vehículos con consignas pacifistas en sus parabrisas.

Motoristas colombianos bloquearon el puente Simón Bolívar, para protestar por la falta de gasolina venezolana para sus vehículos.


“Paz, por favor”, “No a la guerra” o “100% paz”, lema que recuerda el “100% estudiantes” del movimiento estudiantil opositor al presidente Hugo Chávez.

Una mayoría siente su angustia expresada en esas consignas pintadas con burdos trazos de pintura blanca. Otros -por ahora los menos- las ven como manifestaciones “antipatrióticas”.

Nunca en el último medio siglo de historia venezolana había sonado tanto la posibilidad de que el país se vea involucrado en una inédita guerra con Colombia.

Como consecuencia en plazas, cafeterías, en el trasporte público, el presidente Chávez ha dejado de ser el tema dominante para dar paso a la discusión sobre una potencial guerra con Colombia.

Claro que se discute una decisión del mandatario venezolano, quien sorpresivamente ordenó reforzar militarmente la frontera tras la operación colombiana en territorio ecuatoriano y que terminó con la muerte del líder guerrillero Raúl Reyes.

Cautela y retórica

Y mientras el gobierno sigue construyendo ese muro “defensivo” ante Colombia, en la prensa no se escuchan aún las “trompetas de guerra” de las que habló días atrás el líder cubano Fidel Castro.

Ni siquiera en los medios más vinculados con la llamada revolución bolivariana se percibe una política editorial favorable al conflicto.

Se percibe en ellos, claro está, una retórica encendida para criticar la agresión colombiana contra Ecuador.

Se habla de la necesidad de solidarizarse con el presidente Rafael Correa y de lograr una condena internacional al gobierno “títere imperialista” de Colombia.

Pero en todos se describe la movilización militar como maniobra “defensiva”, pese a que Colombia no está llevando tropas hacia la frontera.

En otros tiempos, no habría sido extraño ver la prensa venezolana explotando el sentimiento anti-colombiano que se fue creando con las tensiones territoriales que durante siglos mantuvieron ambos países.

Historia pacífica

La historia de la vecindad entre Venezuela y Colombia es un raro caso de convivencia pacífica, bastante difícil de encontrar en el resto de América.

Ha habido momentos de tensión importantes en los que por momentos parecía que la guerra fuera inevitable.

El más importante fue la crisis generada en 1987 cuando la nave colombiana Caldas, entró en aguas del Golfo de Venezuela que Caracas reclama como soberanas, pero que están sujetas a una disputa.

Esta etapa crítica colombo-venezolana -que podría llamarse pre-bélica- ha sido hasta ahora muy mediática, empezando por la manera como anunció la movilización militar en su programa dominical de televisión el presidente Hugo Chávez.

Quizás por eso algunos, aunque conscientes de la gravedad del momento, se permiten hablar el lado más ligero del drama.

Por ejemplo el diario Tal Cual, uno de los periódicos más críticos del gobierno, que caricaturizaba la situación de la despedida entre el soldado y la madre.

Este le promete que “enviará correo todos los días”, y la madre le pide que mande también pollos, huevos, azúcar.

Para algunos la batalla diaria es conseguir esos productos básicos. Algunos de ellos, por cierto, que son importados de Colombia.


Ecuador pide condena contundente por agresión de Colombia

El mandatario ecuatoriano aseguró que su país no estará satisfecho “hasta que el agresor sea condenado, hasta que Ecuador reciba las satisfacciones que merece por la violación de su soberanía”, y recalcó que Colombia ha violado el espíritu bolivariano de hermandad y unidad

Luego de reunirse por cerca de dos horas con el presidente Hugo Chávez, el mandatario ecuatoriano Rafael Correa dejó claro una vez más que los hechos acaecidos el pasado primero de marzo, donde murió el segundo de las FARC, Raúl Reyes, en territorio ecuatoriano, fue una agresión del Gobierno colombiano contra el territorio ecuatoriano.

Correa, con una voz quebrada que mostraba indignación por la agresión de la que fue objeto la República del Ecuador, no dejó una sombra de dudas al decir que las relaciones entre su país y la nación neogranadina están rotas, y éstas no se restablecerán hasta tanto no haya un verdadero cambio de actitud del Gobierno colombiano, al que llamó mentiroso. “En el mejor momento de las relaciones colombo-ecuatorianas, durante mi Gobierno, nos mete esta puñalada por la espalda y le quiere mentir al Ecuador y al mundo, pero sus mentiras se han derrumbado”, acotó Correa.

“El presidente Álvaro Uribe nos obligó a romper relaciones con un gobierno que no conoce lo que es la lealtad, no conoce lo que es la decencia, no conoce lo que es la fraternidad, ¡no conoce lo que es ser bolivariano! Esto es una traición al espíritu bolivariano por parte del Gobierno del presidente Álvaro Uribe”, afirmó Correa y precisó que se han roto las relaciones con un gobierno en el que no se puede creer y que además es traidor.

El mandatario ecuatoriano aseguró que, aunque no se pueden mantener relaciones con un sujeto mentiroso como el Presidente colombiano, las relaciones entre los pueblos de Ecuador y Colombia son eternas.

Correa precisó que las mentiras del Gobierno colombiano continúan, pero éstas se han ido derrumbando de manera estruendosa, y puso como ejemplo las declaraciones del ministro de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, quien cada vez que declara se contradice y ahora ha asegurado que las coordenadas cambiaron a última hora y tuvieron que bombardear en territorio ecuatoriano.

“Hasta hace poco decía que les habían disparado de un campamento a mil 800 metros extra frontera y que tuvieron que responder al fuego. Pero ahora dice que ‘sí fuimos a bombardear allá sin violar la soberanía y le podemos mostrar los record de radares, pero estaba planificado’. Ya reconocen que fue planificado y fueron a bombardear el campamento a mil ochocientos metros en territorio ecuatoriano”.

Violación de soberanía ecuatoriana no es un problema bilateral

El Presidente ecuatoriano precisó que esta situación no se puede definir como un problema bilateral, y aseguró que de aceptarse hechos como los protagonizados por Colombia y Ecuador el pasado sábado, América Latina puede convertirse en un Medio Oriente.

Correa dijo estar contento aunque no satisfecho, debido a que espera que la comunidad internacional condene sin cuestionamientos y sin medias tintas al agresor. Expresó que Ecuador hará respetar su soberanía y sabrá responder al agresor por su ultraje.

Igualmente dejó claro que se ha dado un importante paso, pero recalcó que Ecuador no se quedará tranquilo hasta que no se condene de manera contundente a un gobierno que hizo pedazos la Carta de la OEA, el derecho internacional y destrozó, además, la confianza que debe haber entre pueblos hermanos, “pero se ha dado un importante paso”, acotó el jefe de Estado ecuatoriano y aprovechó la ocasión para leer el comunicado de la OEA.

“Esto no se va a enfriar hasta que el agresor sea condenado, hasta que Ecuador reciba las satisfacciones que merece por la violación de su soberanía”, aseguró Correa y dio la bienvenida a la Comisión de Verificación designada por la OEA, pues ésta podrá percatarse de la agresión artera e irrefutable cometida por Colombia y por el presidente Álvaro Uribe, quien fue señalado por Correa como un mandatario que no quiere la paz sino la guerra.

Correa exigió a la OEA y a la comunidad internacional que condene este brutal hecho, pues Ecuador está agotando todos los medios diplomáticos y pacíficos para solucionar este conflicto. “No permitiremos que el agresor a nuestra soberanía quedé en impunidad”, finalizó.

Fuente Ministerio del Poder Popular de la República Bolivariana de Venezuela

Crisis Frontera Colombo-Ecuatoriano.- El Ecuador estará listo para defender su territorio

Brasilia, 5 de marzo de 2008.- El Presidente de la República, Rafael Correa aclaró hoy que “el Ecuador está listo para defender su territorio. Porque no podemos permitir que (Álvaro) Uribe continúe con esa lógica de bombardear donde quiera”. Además reiteró que el Ecuador creará un mecanismo de coerción “porque un tipo como Uribe con el apoyo de Estados Unidos no va a parar tan sólo con sanciones morales”, subrayó el Mandatario.

 

Así lo expresó el Jefe del Estado en las entrevistas concedidas a los medios de comunicación brasileros: Tv Brasil, CBN Radio, Sbt Televisión y Rede Globo, a quienes manifestó que “a las nuevas fumigaciones en la frontera las tomaremos como acto de guerra. Así como dicen que los guerrilleros les disparan desde nuestro territorio; si ellos fumigan desde su territorio y nos cae a nosotros ese veneno, lo consideraremos un acto de guerra”.

 

Del mismo modo, el Primer Mandatario formuló que “se acabaron los procedimientos que han aplastado la Comisión Nacional de Frontera (Combifron), que establecía que si ingresaban fuerzas irregulares colombianas a suelo patrio se tenía que comunicar”. Ahora el Ecuador, “regular o irregular armado que esté en suelo patrio será capturado”, manifestó.

 

Papel OEA.- El Presidente Correa señaló que la Organización de Estados Americanos (OEA) tiene un papel determinante en esta “crisis”. Informó además que ayer el organismo ratificó el principio de inviolabilidad en territorio ecuatoriano y han conformado una comisión para que investigue si Ecuador fue agredido o no.

 

Espaldarazo de Brasil.- “Quiero expresar públicamente mi profundo agradecimiento por el apoyo recibido por el Presidente Lula da Silva que sin ambages sabe que nada justifica la agresión a un país y ha condenado esa incursión, ese bombardeo colombiano en suelo ecuatoriano”, manifestó el Presidente Correa.

 

“Brasil tiene un peso gravitante en esta crisis, entonces un apoyo frontal del Presidente Lula, como ya lo ha hecho, más que a Ecuador, al principio inviolable y sagrado de no agresión a la soberanía de otros países, tiene un gran peso y es un gran espaldarazo para un país como Ecuador”, destacó el Jefe del Estado.

 

Peligro para la región.- En este sentido, el Presidente del Ecuador reiteró que la incursión colombiana a suelo ecuatoriano es un peligro para la región. “Uribe es un factor de desestabilización para la región”. Asimismo, reiteró que este es un problema de la región “este no es problema del Ecuador sino de la región, especialmente de los países fronterizos”, dijo.

 

Resolver pacíficamente.- El Mandatario reiteró que “estamos agotando todas las instancias internacionales diplomáticas para resolver pacíficamente este conflicto. Pero hemos sido agredidos, el suelo patrio ha sido bombardeado, en cualquier otro país esto ya sería guerra”.

Ecuador limita con las FARC.- “Nosotros limitamos el norte con las FARC, entienda el mundo. Limitamos al norte no con Colombia sino con las FARC”, insistió el Presidente Correa al indicar que el Ecuador está luchando para que no existan más campamentos en la frontera norte.

Al momento el Presidente del Ecuador mantiene una reunión privada con su homólogo brasileño, Inácio Lula Da Silva.
Fuente Prensa Presidencial