The devil´s excrement

It is anybody’s guess why the Autocrat/President/Chief Justice of the Supreme Court “came to the conclusion” that indeed the proposed Constitutional Reform could be voted separately in two or three blocks and not as a unit like he and his cohorts had contended up to now. It was he, in his role as autocrat, that arrived at the decision and not the Supreme Court, which has had a number of injunctions on the subject for the last two months, but clearly did not want to go against the wishes of the all powerful autocrat. And as proof that he is the law, he ordered the National Assembly to incorporate his suggestions in order to vote on the reform as soon as possible.

But it was not clear why he did it, since the proposal forces the Electoral Board to throw away all of what it had done in order to fulfill the Constitutional mandate that this has to be voted on 30 days after the National Assembly approves it.

And therein lies the first problem; the changes would make it quite difficult for the referendum vote to take place on December 2nd. as planned, which has led some to suggest that that was exactly the purpose. But I just don’t buy it. Time is running against the Government and the proposal is not very popular and on top of that regional authorities, who would get the Chavista vote out for the reform, seem to have little interest in doing so, as they will see their power reduced by the reform.

In fact, the proposal raised more questions than answers, as some of the articles proposed by The Assembly are related the ones proposed by Chavez and you could not separate them. Just sorting that out, as well as the advertising on the different proposals could take days and there is simple no time for that.

In fact, the about face suggests that it would have been better off for the Supreme Court to rule as it would have delineated the criteria on how to vote these reforms and how one can propose or not that some articles are voted as a block.

Some have suggested this may make the proposed reform more popular as it would seem more open, but I just think that the whole affair just gets more confusing and it may just be that Chavez came up with this on his own and announced without consultation without realizing the possible consequences of the measure.

But to suggest this, just when the cry of the students has been for a postponement of the referendum seems to give ammunition to the student’s proposal, which I do not believe will favor Chavismo. To begin with, shortages are increasing and people are getting frustrated with them and they are blaming only the Chavez Government. Add to that the upcoming rush in inflation due to the new tax and the soaring swap rate and the mood, which has already been ratified by protests lately, can only become worse. Additionally, the Enabling Bill also imposes a time limit on the approval of the Constitution since there are many bills that require approval.

I also don’t buy that Chavez could lose the proposal as it stands today. It is clear that what people don’t like is the indefinite reelection, but Chavez is putting that on the same block with the shortened work week and the retroactive severance pay, so there is little chance that it has something to with it.

But the gauntlet has been thrown and now Chavismo will have to disentangle its consequences, unless of course, the Venezuelan Supreme Court rules that Chavez is wrong and the whole thing was a ploy to make him look more open that he really is. Just in case this is the goal, Teodoro Petkoff challenged Chavez to separate the indefinite reelection from his overall proposal to be voted on separately, which Chavez will never dare accept. But even this theory of the “more open” and “gentler” Chavez seems too far-fetched and inconsequential to be behind the proposal.

So, we will just have to wait and see how the complexity is disentangled from the autocrat’s proposal and if the CNE has the capability to hold the vote in 31 days as the National Assembly wants. It definitely seems rushed to me, but so has seemed the whole process that has led us to this point and to an absolutely fraudulent and illegal proposal by Chavez to change the Venezuelan Constitution.

Fuente: Salon blogs

Sobre el Fondo Monetario Internacional y el Banco del Sur

La necesidad de una urgente reforma en el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha sido la conclusión más importante de la asamblea anual que celebra el organismo multilateral, junto con el Banco Mundial, en Washington, aunque muchos calificaron los progresos como una gran decepción.

La nueva orientación, permitirá a la institución tener un papel relevante en el fortalecimiento de las economías y la reducción de la pobreza.

Sin embargo, para los asistentes a esta asamblea, lo que queda claro es lo poco que se ha avanzado para lograr la dichosa reforma, que se prometió al llegar Rodrigo Rato como director general al Fondo en junio de 2004.

Ahora Rato se va, llega el francés Dominique Strauss-Kahn y los miembros ni siquiera se han puesto de acuerdo de cómo lograr la “nueva” estructura del Fondo.

Cuotas

La palabra mágica de esta reforma es la asignación de cuotas. Los países en desarrollo se quejan de que en el sistema actual, creado hace 63 años, su voz no tiene mucho peso.

Por poner un ejemplo de cómo funciona ahora la toma de decisiones, Estados Unidos cuenta con 371.743 votos, mientras que Brasil tiene 30.611.

Esto significa que Washington cuenta con 17,06% del total del sufragio, mientras que Brasilia sólo tiene el poder de decisión en un 1,41%.

En la cumbre anterior -celebrada en Singapur- se llegó a un acuerdo para aumentar relativamente las cuotas de México, China, Corea y Turquía.

Pero, en esa ocasión, no se logró ningún acuerdo y algunos dicen que Strauss-Kahn tendrá que iniciar las negociaciones de cero. Brasil, por ejemplo, se queja de que no entró en ese grupo.

“Decepción”

Durante el fin de semana, no sólo los latinoamericanos se quejaron de los pocos avances.

Por ejemplo, el ministro alemán de Finanzas, Peer Steinbrueck, señaló lo poco que se ha conseguido y David Dogde, el gobernador del banco central canadiense, dijo, sin pelos en la lengua, que la reunión había sido una decepción.

Para tratar de tranquilizar a los países emergentes, el Fondo ha dicho que aumentará sus cuotas en torno al 10%, aumentado así el número de votos que le corresponde a cada miembro.

Para el ministro de Economía brasileño, Guido Mantega, esta oferta no es suficiente, pero por lo menos es un paso en la buena dirección.

El Comité Monetario y Financiero Internacional del FMI espera que para su próxima reunión de septiembre de 2008 estén sentadas las bases para la nueva asignación de cuotas, que determinaría el nuevo poder de voto de muchos de sus 185 miembros. Pero la reorganización no será nada fácil y algunos dudan de que se logre en ese tiempo.

Los países latinoamericanos quieren más porcentaje de cuotas para tener más poder de voto, pero aquellos que cuentan ahora con más peso en las decisiones no quieren perder sus privilegios.

Antes de marcharse, Rodrigo Rato trató de justificarse y señaló que la reforma no se puede dar de la noche a la mañana: “Es como una maratón y no como un sprint (carrera de velocidad)”, dijo.

Pero, países como Brasil, Argentina y Venezuela, que prefieren prescindir de los préstamos del FMI en la medida de lo posible, están, incluso, intentando formar un organismo en el que su voz sea más importante que la de los europeos.

Se trata del “Banco del Sur”, que formarían Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela; Colombia también ha sido invitada. Sería una alternativa al Fondo para ayudar a los países en crisis y con problemas de liquidez.

El próximo 3 de noviembre se reunirán varios mandatarios de estos países en Caracas.

Maldita Democracia

En estos días actuales las democracias latinoamericanas pasan por una dura prueba, pues con los mismos mecanismos de competencia electoral libre y plural algunos líderes izquierdistas que ganan elecciones se hacen del poder legítimo y desde el día siguiente de su triunfo comienzan a ejecutar sus proyectos de acabar con el sistema político mediante los cuales accedieron su mando. La eliminación de las normas que limitan el período presidencial es su primera meta a conquistar.

Tienen la intención de eternizarse en el poder y, con ello, reventar la democracia entendida como la rotación permanente de proyectos políticos y de personas. Pretenden excluir para siempre a todo el que no esté adherido a su partido. Construyen dictaduras con fórmulas “democráticas” y, cuando se sienten fuertes y disponen de los medios, inician el segundo plan: la exportación de su “revolución”.

Internamente, su primera víctima son las Fuerzas Armadas, de la cual se excluye a todo militar que no merezca la completa confianza del nuevo único líder. Una purga general despoja a las Fuerzas Armadas de los jefes y oficiales institucionalistas, dejándola a cargo de “los leales”. Después arremete contra el Poder Judicial, realizando las mismas tareas depuratorias para luego, ya con los principales resortes controlados, iniciar el proceso de desmantelamiento de la prensa no alineada y la supresión progresiva de la libertad de expresión.

El resultado final de este procedimiento es la anulación completa, si no la supresión definitiva de toda idea, doctrina, orientación partidaria o movimiento contrario a la ideología oficial de la nueva dictadura. Sucumbe la libertad en todas sus formas tradicionales y lo que resta es un pueblo indefenso sometido a sus nuevas cadenas. Se confía en que el transcurso del tiempo borrará pronto el recuerdo de la democracia anterior y el beneficio del goce de sus libertades y, entonces, un pueblo atontado, obligado a trabajar para sobrevivir y para alimentar al Partido, a reprimir sus dudas, inquietudes y oposiciones, acabará convertido en un dócil rebaño de borregos, como bien recordamos los paraguayos que vivimos la era stronista.

Este es el proceso en marcha que vemos actualmente en el panorama político de Venezuela, Bolivia y Ecuador. En particular y más claramente en la primera, donde Hugo Chávez, con ya una década de gobierno, se apresta a dar el golpe final haciéndose coronar gobernante vitalicio imponiendo en el país una nefasta dictadura de corte marxista al estilo del que triunfara y se impusiera en Rusia en 1917, desconociendo el triste final que esos sangrientos regímenes tuvieron después de seis décadas de explotar y oprimir a sus pueblos, asesinar a sus adversarios y poner en grave riesgo la paz mundial.

Hugo Chávez, un dinosaurio que surgió de las cavernas más oscuras de la historia, está a punto de convertirse en amo y señor definitivo de la suerte de su pueblo y de los cuantiosos recursos económicos de su país, excluyéndose de toda competencia real y suprimiendo todo obstáculo que pueda interponerse entre él y su proyecto de vitaliciado. Tiene, además, el dinero necesario para comprar voluntades y pagar el precio de “lealtades”, dentro y fuera de su país.

Chávez es un dictador, pero UN DICTADOR MUY RICO; dispone hoy del poder absoluto de hacer con el dinero producido por el petróleo lo que se le antoje; ya no tiene encima ninguna contraloría, nadie a quien deba rendir cuentas. Con su gruesa petrobilletera recorre ahora América Latina y financia partidos, movimientos, organizaciones sociales y campañas electorales. Lo que no puede comprar, lo alquila o neutraliza. Al gobierno argentino le compra bonos del tesoro de Kirchner que nadie quiere y así puede exhibir sus sonrisas de complicidad, aplausos y abrazos, pasear libremente por ese país pronunciando encendidos discursos llamando a la “revolución popular” y haciendo otros teatros para exportar su dictadura.

Entre los cuales figura en lugar prioritario su desesperada intención de introducirse en el Mercosur para, una vez dentro de él, agilizar su intervencionismo en la política interna de los países miembros, con los cuales ya no tiene ninguna afinidad, porque mal que bien, en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay continúan rigiendo principios básicos del estado de derecho, del régimen democrático y de libertades públicas. Chávez va a pagar en efectivo por su ingreso y tiene billetes a patadas. Quiere comprarles a Brasil y Argentina lo más barato posible la legitimidad internacional que su pertenencia del Mercosur cree le va a proporcionar.

La pregunta que continuaremos formulando una y otra vez es ¿para qué sirve el Protocolo de Ushuaia que pretendió establecer un compromiso para todos sus estados miembros de conservar intactas las instituciones democráticas? En este documento Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay declaran que “La plena vigencia de las instituciones democráticas es esencial para el desarrollo de los procesos de integración entre los Estados Partes del presente Protocolo” (Art. 1) y se comprometen formalmente a que “toda ruptura del orden democrático en uno de los Estados Partes del presente Protocolo dará lugar a la aplicación de los procedimientos previstos en los artículos siguientes” (Art. 3).

¿Van a admitir a Venezuela, cuyo dictador por anticipado ya se excluyó de dichas cláusulas? ¿O lo van a admitir primero para luego aplicarle la “Cláusula Democrática”? El absurdo y el ridículo rodean a esta intención de prostituir al Mercosur, pero está en marcha y solamente los parlamentarios brasileños y paraguayos tienen en sus manos la posibilidad de impedir esta vergonzosa deserción de los principios fundamentales declarados en nuestras cartas fundamentales y tratados de integración.

A los gobernantes actuales de nuestros países, que tanto cacarean su apego a la democracia y a las libertades fundamentales, y que ciertamente gracias a ellas alcanzaron el poder, ahora les tiemblan las rodillas y se les afilan los dientes a la vista de la deslumbrante petrobilletera abierta de un rústico dictador inescrupuloso, dispuesto a todo, incluyendo el soborno de los “demócratas”.

Si nuestros presidentes del Mercosur, aun sabiendo cuál es su obligación histórica con la defensa de los principios y valores políticos que iluminan nuestros pueblos, son capaces de venderse o de liarse en una relación adúltera con un dictador megalómano surgido de las catacumbas de un pasado siniestro, tendremos que convenir que nuestras democracias se venden como auténticas mujeres de mala vida. No cabe ya una calificación más dura para describirlas.

Fuente ABC

Plan Revolución dentro de la Revolución, prepara Presidente Hugo Chávez

Presidente Chávez prepara Plan Revolución Dentro de la Revolución

El presidente de la República, Hugo Chávez Frías, informó que prepara el Plan Revolución Dentro de la Revolución 2008 que se desarrollará una vez se apruebe la Reforma Constitucional.

“No adelantaré nada, sino quiero que sepan que trabajo en ese plan, en donde se impulsará el Poder Popular”, explicó.

Adelantó su disposición a conformar un Distrito Funcional en la Faja del Orinoco al sur del estado Anzoátegui.

El Jefe del Estado hizo el anuncio por intermedio de una conversación telefónica que sostuvo este domingo con un grupo de estudiantes de Liceos Bolivarianos aspirantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que se llevó a cabo en el bulevar 5 de julio en Barcelona, estado Anzoátegui.

Alabó la labor de la juventud para impulsar las nuevas propuestas políticas en Venezuela, para lo cual anunció que el próximo 27 de octubre un encuentro con estos actores, a quienes bautizó como el Gran Rugido de los Precursores y Precursoras.

Igualmente anunció que se reunirá con los delegados que resultaron electos para participar en el congreso fundacional de Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) el próximo 26 de octubre.

El presidente Chávez ratificó que el congreso fundacional del PSUV está pautado para el 2 de noviembre.
Agencia Bolivariana de Noticias

Pueblo sin memoria

—¿Qué hizo posible a Hugo Chávez? ¿Por qué un país permite a un hombre cuyas credenciales son las de líder de un golpe militar que intentó derrocar a un gobierno legítimo convertirse en el gobernante desbocado de la nación? ¿Qué clase de gente aplaude a un presidente que quiere reemplazar las instituciones republicanas por un sistema—el socialismo—que el siglo 20 desacreditó hasta la médula?

La cultura política de las elites latinoamericanas. Ellas estaban profundamente influenciadas por las ideas nacionalistas en boga, según las cuales el desarrollo sólo era posible independizándose de los grandes centros de poder y gestando mercados internos mediante la protección gubernamental. Las políticas asociadas a estas ideas —sustitución de importaciones, nacionalizaciones, manipulación monetaria, control de precios —habían arraigado profundamente en el imaginario político de América Latina.

Cuando Chávez realizó su campaña contra el “puntofijismo” —el nombre con que se conoce en Venezuela a las cuatro décadas de gobierno democrático que van de 1958 a 1998—, calzó con un pueblo que había perdido la fe en sus instituciones republicanas. Ese pueblo no recordaba los días del Estado pequeño y asociaba la economía venezolana con la explotación del libre mercado debido a que unos pocos grupos cercanos al Estado parecían prosperar a expensas del resto.

Sin darse cuenta de ello, vaya tragedia, la gente depositó su fe en un hombre que garantizaba la perpetuación del sistema que había empobrecido a Venezuela. Nada de lo hecho por Chávez —dádivas, nacionalizaciones, expropiación de tierras, control de precios, impuestos— es nuevo. Bajo los gobiernos de Rómulo Betancourt, Raúl Leoni, Rafael Caldera (en dos ocasiones), Carlos Andrés Pérez (dos veces), Luis Herrera y Jaime Lusinchi, esas políticas también se llevaron a cabo en grados y combinaciones distintas. El precio del petróleo no era tan alto como lo es hoy, así que las deficiencias eran más difíciles de ocultar que en la Venezuela actual.

La inmensa responsabilidad de los gobiernos democráticos de Venezuela en el surgimiento de Chávez es algo que los latinoamericanos jamás deben olvidar. No fue la democracia liberal como sistema, sino quienes actuaron bajo su manto, los que hicieron a Chávez, el hombre que ahora va en pos de la reelección indefinida. Qué historia tan triste.

Ya lo dijo alguien una vez…Un pueblo ignorante es un instrumento ciego de su propia destrucción.

Post tomado del blog Luces y Sombras de Fernando Padrón, Venezuela