Sin experiencia en esa área, Fernando Cordero asumió ayer Ministerio de Seguridad

De la seguridad social a la seguridad pública. Fernando Cordero pasó de la Presidencia del Consejo Directivo del IESS al Ministerio Coordinador de Seguridad Interna y Externa.

Cordero y otros funcionarios de Estado –entre ministros, secretarios y delegados– fueron posesionados ayer en una ceremonia en Carondelet.

En ese evento se oficializaron los cambios en el gabinete ministerial anunciados varias semanas atrás por el presidente Rafael Correa.

Cordero renunció a su cargo en el IESS hace varias semanas. Dijo que daba “un paso al costado” por razones personales, aunque su anuncio coincidió con las críticas a la Resolución 464, que introduce la figura de afiliación obligatoria aplicable a personas sin relación de dependencia.

Según sus propias palabras, el expresidente de la Asamblea Constituyente enfrentará el cargo sin experiencia, a la espera de contar con un equipo asesor que lo ayudará a cumplir la gestión en un tema sensible como es la seguridad ciudadana.

“Tenemos extraordinarios compañeros ministros en el ámbito de mi coordinación y esa será mi fortaleza para conseguir los desafíos…”, dijo.

Su reemplazo será Víctor Hugo Villacrés, aunque ayer no fue posesionado porque antes debe ser calificado por la Superintendencia de Bancos, trámite que demorará 24 horas, dijo Alexis Mera, secretario jurídico de la Presidencia.

También Viviana Bonilla, excandidata a la Alcaldía de Guayaquil, se posesionó como secretaria de Gestión Política en reemplazo de Betty Tola

Y Vinicio Alvarado vuelve a la Secretaría de la Administración Pública y sigue temporalmente en el Ministerio de Turismo.

Ledy Zúñiga fue designada como ministra de Justicia; Paola Carvajal, en Transporte y Obras Públicas; Carlos Marx Carrasco, en Relaciones Laborales; y Ximena Amoroso, en el Servicio de Rentas Internas.

Rommy Vallejo ocupará la secretaría de Inteligencia; Omar Simon, la secretaría general de la Presidencia; Michel Doumet será delegado del mandatario ante el directorio de la Agencia Nacional de Tránsito (ANT), y Héctor Solórzano, su representante en la Comisión de Tránsito del Ecuador (CTE).

Durante el acto, Correa convocó a sus colaboradores a estar alertas, pues a ellos no se les perdonarán los errores. “Van a invisibilizar lo bueno que hagan, a exagerar sus inevitables errores e inventarse cosas para tratar de dañar al Gobierno y a ustedes”, dijo.

 

Fuente El Universo

El pueblo tarda pero no olvida

Desde la noche del domingo 23 de febrero las y los ecuatorianos hemos escuchado una serie de justificaciones, planteamientos y comentarios señalados desde varios representantes de Alianza PAIS, con el objetivo de justificar lo que han denominado como un revés político en las elecciones de la Alcaldía de Quito.

Pero al pasar el tiempo se ha visualizado que esta ha sido una derrota que ha cubierto a varias provincias y ciudades del país, el movimiento gobiernista perdió sus principales bastiones electorales, como lo son Azuay, Imbabura, Manabí, El Oro. Y tal como va el conteo oficial, podría afirmar que de las 10 ciudades con mayor población, apenas gana en Durán y de las 24 capitales de provincia pierden en 20; de las 23 prefecturas y viceprefecturas provinciales pierden en 14. Está claro que la derrota política y electoral del correísmo es general y de seguro le va a pasar factura en este nuevo periodo.

Hoy se manifiesta que los “errores de campaña” son los culpables de los resultados electorales obtenidos y para remendarlos los integrantes del gabinete ministerial han presentado sus renuncias voluntarias previo pedido del primer mandatario. Con esta medida el Gobierno pretende dar un mensaje a la sociedad de “refrescar los estamentos públicos”. Mas en el fondo se busca ocultar aspectos centrales, como la pésima gestión de las administraciones verdes, obras incumplidas, el no solucionar problemas básicos de las ciudades, incapacidad, arrogancia y muchos más, que se han convertido en los motivos primordiales para que la ciudadanía no les respalde en esta elección.

La derrota electoral que ha sufrido el oficialismo rompe el mito de la invencibilidad de Correa, y Alianza PAIS ha dejado de ser la fuerza política hegemónica. Diga lo que se diga, la derrota arrastra consigo al propio presidente, ministros y asambleístas ya que varios de ellos asumieron el papel de candidatos como es el caso de Gabriela Rivadeneira, Virgilio Hernández, Corcho Cordero, Marcelo Aguiñaga, José Serrano, etc.

El principal candidato de estas elecciones seccionales fue, sin duda, Rafael Correa Delgado, presidente de la República. Su acción marcó el tono del debate político, la realidad por la cual atravesaban varios de sus candidatos lo llevó a hacer campaña, no solo participando en la foto del afiche, sino también saliendo a recorrer el país pidiendo el voto para su movimiento, convirtiéndose en el principal protagonista en varios spots y asumiendo el papel de estrella en los cierres de campaña.

Lo suscitado el 23 de febrero marca una nueva situación política donde se caracteriza el agotamiento del discurso y la propaganda oficial, la pérdida del miedo de las y los ciudadanos, quienes esta vez han rechazado la incapacidad y abuso de los gobiernos seccionales. Pero también un importante sector de la población expresó en su voto el rechazo a la arrogancia y autoritarismo del Gobierno, contra la explotación del Yasuní, el decreto 16, la criminalización médica y de la lucha social, así como la injusta sanción a Bonil. No hay duda de que nuestro pueblo tarda pero no olvida, y en estas elecciones se las cobró.

El mensaje está dado, al régimen le corresponde minimizarlo o admitir que hay una realidad más allá de “errores electorales”.

http://www.eluniverso.com/opinion/2014/03/04/nota/2282891/pueblo-tarda-no-olvida

Varios grupos se disputan la organización de los comités

Con la reestructuración de sus bases y su dirigencia, y la identificación de su organización política bajo un solo nombre: Alianza PAIS,  el oficialismo aspira terminar con las divisiones internas de su movimiento   a nivel nacional, acentuadas por la diversidad de criterios en torno a la conformación de los  ahora llamados Comités de la Revolución Ciudadana.

Todos estos objetivos deberán ser cumplidos hasta mediados del próximo año, cuando estos grupos, que originalmente se plantearon con el nombre de  Comités de Defensa de la Revolución Ciudadana (CDR), deberán estar conformados y listos para operar y ser presentados en la Primera Convención Nacional de Alianza PAIS, que se organiza desde ya, aunque no tiene fecha fija.

¿Pero en ese tiempo lograrán sortear las divisiones internas de los dirigentes y las bases?

En Guayas, por ejemplo, la pugna por captar la dirigencia de Alianza PAIS (que agrupa a más de 20.000 miembros activos en Guayaquil) derivó en la última semana en la destitución de su subdirector, Walter Vargas, quien convocó a la primera reunión de planificación del movimiento, el 21 de agosto, para la creación de los comités.

Aquella decisión fue a criterio de Pierina Correa, actual directora provincial de Alianza PAIS y hermana del Presidente de la República,  una arrogación de funciones, porque  Vargas, según ella,  no era director. Esto provocó que la asamblea destituya a Vargas y lo reemplace por el actual subdirector, Germán Tinajero.

Pero tras estos problemas, Pierina Correa (ausente de  la organización por tres meses) y Vargas han seguido trabajando paralelamente en la creación de los comités, respondiendo, señalan, al pedido del presidente Rafael Correa el pasado 10 de agosto.

Mientras Pierina Correa insiste en que los comités aún no están en funcionamiento y solo forman parte de un proyecto en discusión; Vargas, quien dice seguir siendo subdirector, asegura que la organización de los comités avanza y da cifras: “actualmente suman 150 en la parroquia Febres-Cordero, 80 en los Guasmos y Fertisa, y 220 en la parroquia Tarqui”.

Vargas afirma que estos son los mismos comités familiares, conformados en la campaña electoral de Correa del 2006, y que ahora simplemente cambiarán de nombre,  Comités de la Revolución Ciudadana.

Pero hay otra versión más. La de Kléver Loor, uno de los integrantes de  PAIS del Guayas (con más de 10.000 miembros activos en Guayaquil), quien asegura que no necesariamente un comité familiar será  de la Revolución Ciudadana, porque primero se tendría que consultar a sus miembros si quieren pertenecer a ellos para depurar la base de datos.

Pese a la diversidad de criterios, Loor cree que el movimiento  en Guayas camina en la línea de la unificación, luego de las divisiones surgidas en las primarias del 25 de enero, que provocaron el resquebrajamiento  en las bases y en la dirigencia. “En un año o dos es la idea… A nosotros nos interesa tener un solo lenguaje, para evitar confusiones”, añade Loor.

De esto está convencido Eduardo Paredes, miembro del buró  nacional de PAIS. Y se apoya en  la decisión tomada el jueves pasado por la dirigencia del movimiento al unificar a la militancia en una sola organización política, a la que se la denominará Alianza PAIS, con un mismo interés y con el objetivo de llegar a ser partido político.

Dentro de Alianza PAIS  se crearán los Comités de la Revolución Ciudadana hasta junio del 2010, “sobre los cuales levantaremos nuestra estructura orgánica, directivas competitivas, amplias, democráticas”, aspira Paredes. Su meta es que en esa fecha, Alianza  PAIS también esté fortalecida sobre  nuevas estructuras (coordinadoras nacionales y provinciales).

Para ello, se elaborará un padrón de la militancia de Alianza PAIS a través de un proceso de carnetización nacional de afiliación en todos los Comités de la Revolución Ciudadana.

La reestructuración de las bases y sus dirigencias es el camino para terminar con conceptos individualistas, opina Irina Cabezas, vicepresidenta de la Asamblea por PAIS.“Eso significa ir deponiendo si hay intereses personales de algunos compañeros (…) este proceso no se construye con individualidades”, sostiene.

Cabezas espera que en este proceso de unificación de los grupos que conforman  PAIS se evidencie mucho más lo que los une y que en las coordinadoras provinciales (antes consejos políticos) que se van a conformar se encuentren  todas las fuerzas afines al proyecto político. “Eso sería lo más importante, no tener dos y tres (dirigencias), eso debe  eliminarse en las provincias y tampoco (permitir) que en ciertos sectores se crean los dueños del control político”.

Un proyecto político que para el ex presidente de la Asamblea Constituyente, Alberto Acosta, no ha sido ni siquiera leído por algunos  miembros de PAIS, lo que explica que “hay gente que está allí buscando prebendas y para defender intereses particulares o de grupo, en lugar de cumplir el mandato que nos impusimos ante el pueblo”.

Para llegar a esa unidad, según Acosta, es necesario un acuerdo nacional con los trabajadores, con el movimiento indígena, campesino, con los que considera que no se está trabajando adecuadamente.

Cabezas es más optimista y estima que  Alianza PAIS logrará la unidad en unos cinco o seis meses, tiempo en el que esperan estén  listos los Comités.

Fuente El Universo

Mónica Chuji se separa de Alianza País

Mónica Chuji se separa de Alianza País

La ex asambleísta Mónica Chuji anunció hoy su separación del movimiento oficialista Alianza País debido a discrepancias políticas con el presidente Rafael Correa.

Según Chuji, su decisión  obedece al “giro” que está dando Correa hacia la “derecha”, lo cual se contrapone con los lineamientos con los que fue fundado el movimiento.

“Cuando acepté la Secretaría de Comunicación, lo acepté porque creí en un proyecto político. Yo no acepté porque Rafael Correa me llamó sino porque consideré que estaba representando una línea política… Pero ahora está dando otro giro: hacia la derechización”, afirmó.

Sin embargo, Chuji aclaró que su separación no le impide apoyar al proyecto de nueva Constitución porque “pertenece al pueblo” y no a un partido político alguno.

“El pueblo ecuatoriano tiene que saber que este proyecto constituyente es producto de nuestra lucha y no puede entenderse como un apoyo a un movimiento determinado”, añadió.

Chuji recibió el apoyo de la también ex asambleísta Martha Roldós, de la RED, y no descartó que se pueda conformar un nuevo movimiento.

Chuji acompañaba a Correa desde inicio de su gobierno cuando asumió la Secretaría de Comunicación, cargo al renunció para candidatizarse como asambleísta.

Fuente El Comercio.com

57 Asambleístas ahora quieren ser candidatos

Concluida la Asamblea, los constituyentes, tanto del oficialismo como de la oposición, ya piensan en alguna candidatura para las próximas elecciones.
Así, de los 79 asambleístas de PAIS, al menos 30 aspiran a una futura dignidad.

Mientras que la mayoría de los opositores, entre los que se incluyen los independientes, buscará un puesto de elección popular nacional o local. De ese modo, de los 130 asambleístas, el 43% sueña con ser candidato, según un sondeo hecho por este Diario.

Detalles

Indecisión

Votantes

Un amplio margen de la población aún se muestra indecisa frente al próximo proceso para avalar o rechazar la nueva Constitución. Una encuesta de Informe Confidencial, hecha entre el 12 y 13 de julio, indica que el 57% no decide cómo votar.

La mayoría de  los miembros de PAIS dejará que el buró político decida su nuevo rol. Hay aspiraciones dentro de todos los bloques. Otros no tienen interés o saldrán de la política.

He tenido una visión, dijo Balerio Estacio, asambleísta de PAIS por Guayas y pastor evangélico. Dios le ha dicho –según él– que si  se candidatiza contra el actual alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, para cualquier dignidad,  le gana.

De ahí que  haya conversado con la Federación de Pastores Evangélicos, a la que pertenece, para que le autorice ser candidato,  aunque advirtió críticas de ese gremio porque votó por el proyecto de Constitución que su iglesia califica de abortista.

De los 79 asambleístas del bloque de Gobierno (a este se afilió recientemente Fernando Burbano, antes de Izquierda Democrática), por lo menos 30 dijeron abiertamente que les gustaría ser aspirantes  a alguna dignidad para los comicios del próximo año, según un sondeo  que llevó a cabo  este diario entre todos los constituyentes.

Si a esta cifra se suma 27 de los partidos de minoría (Sociedad Patriótica, Prian, Partido Social Cristiano, MPD y Pachakutik) más los independientes que también admitieron sus aspiraciones políticas, el resultado es que alrededor del 43% de los actuales asambleístas será candidato, es decir unos 57 futuros aspirantes.

Galo Borja, jefe de bloque de PAIS, sostuvo que la  prioridad del movimiento es la campaña por el Sí a favor de la nueva Constitución.
Pero precisamente esa será la etapa que sus coidearios aprovecharán para promover su imagen en sus respectivas provincias, a manera de rendición de cuentas.

Borja, quien no quiere ser postulante, por el momento, dijo que la lista de candidaturas se definirá más adelante y que dependerá, en buena medida, de los sondeos  que contrate la organización y también del perfil de funcionario que plantee el buró político del movimiento gobiernista.

Entre los que admitieron su deseo de participar en elecciones están Amanda Arboleda y Oswaldo Orrala, asambleístas por Guayas. A la primera le gustaría ser legisladora y, al segundo, prefecto de Santa Elena  o  alcalde de Santa Elena.

Félix Alcívar (Manabí) quiere ser el próximo alcalde de Portoviejo,  aunque espera que las bases del movimiento determinen su futuro político.

En cambio, su coterránea Teresa Benavides piensa en la Alcaldía de Jipijapa o conformar la nueva Asamblea Nacional en representación de Manabí.

Édison Narváez, representante de los migrantes de Europa, comentó que tiene tres posibilidades: asumir una candidatura por el exterior, ser asambleísta nacional con el apoyo de las juntas parroquiales y la unión nacional de pastores de más de mil iglesias evangélicas y, la última, lanzarse para ser concejal de Manta.

Otros,  como César Rodríguez, Betty Amores, Aminta Buenaño, Eduardo Alcívar, María Augusta Calle, Pedro de la Cruz, Héctor Terán, Gustavo Darquea, María Paula Romo, Alexandra Ocles, Antonio Lara, Rolando Panchana y Gabriel Rivera, dejan esa decisión en la directiva de PAIS.

Darquea indicó que nunca ha buscado nada por interés personal, esto tiene que ser un proceso donde vayan los mejores no los que quieren ir.
Ahora, “si me dieran a elegir alguna candidatura, yo me inclinaría por la Prefectura del Guayas porque hay mucho que hacer en la zona rural de la provincia”.

Entre los que ya decidieron que definitivamente no intervendrán en la próxima elección están Alberto Acosta, Fernando Cordero, Tania Hermida, Tatia

Galo Borja
JEFE DE BLOQUE
“Las candidaturas se definirán más adelante (…)  dependerá (en buena medida) de las encuestas… y  del perfil de funcionario que plantee el buró político”.

Alberto Acosta
EX PRESIDENTE DE LA ASAMBLEA

“No creo que mi función es ser legislador, yo no soy seguidor, sino pensador”.

Gustavo Darquea
GUAYAS

“Si me dieran a elegir,   me inclinaría por la Prefectura del Guayas”.

Fuente El Universo.com