El buró político mueve los hilos del poder

El buró político mueve los hilos del poder

La fase decisiva de la Asamblea desnudó el auténtico poder de la dirección colectiva política más fuerte del país en su historia reciente: el Buró Político de Acuerdo País.

La salida de Alberto Acosta de la Presidencia de la Constituyente, la ubicación de César Rodríguez como su segundo vicepresidente o el cambio de última hora de artículos constitucionales como el del quichua. Ese tipo de decisiones salió del Buró Político del movimiento oficialista, bajo la tutela del presidente Rafael Correa.

La frecuencia y la  temática de sus citas  están atadas a la coyuntura política   y a  la agenda de las instituciones controladas por  la lista 35: el Ejecutivo y la Asamblea.

En general, las convocatorias son por disposición del presidente Correa, aunque a veces puede realizarlas Ricardo Patiño, en su calidad de secretario ejecutivo del movimiento País.

A sus reuniones no siempre asiste el mismo número de miembros. El llamado depende de la temática  y del perfil de  los integrantes del Buró o politburó. Por ejemplo, es común que en su condición de ministro de Gobierno, Fernando Bustamante asista a casi todas las reuniones  que tratan   asuntos de carácter  políticos.

Pero también hay ocasiones en que algunos miembros fijos del Buró  ni siquiera son convocados. Ese fue el caso de Augusto Barrera, coordinador de contenidos entre la Asamblea y el Ejecutivo, quien no fue llamado  a la reunión del politburó de la noche del martes en el Palacio de Carondelet.

O el caso de Alberto Acosta, quien recibió una llamada para que asista a ese encuentro, pero que   poco  después cancelaron ese llamado. Esa cita del Buró Político se convocó  un día después de que la Iglesia Católica anunciara sus reparos a varios de los temas que están en el proyecto de Constitución. Ayer, el
presidente Correa confirmó que la noche del martes hubo reunión  de la dirección colectiva de la lista 35.

A partir de esa reunión, el Jefe de Estado optó por la estrategia del contraataque  y la crítica para responder a la Iglesia Católica.

El Buró Político funciona desde mediados del 2007, cuando el movimiento País de Correa se alió con otras dos organizaciones: Nuevo País y Alternativa Democrática. El objetivo: hacer frente a las elecciones de asambleístas del 30 de septiembre de ese año.

La suma de dirigentes de las tres agrupaciones dio vida al entonces buró de campaña de Acuerdo País. Augusto Barrera relata que, por entonces, el objetivo era coordinar  las acciones electorales.

Sin embargo, después de esos comicios, esa instancia se  convirtió en el Buró Político de Acuerdo País. Sus miembros señalan que el objetivo  es monitorear y orientar el proyecto político que ejecuta el Gobierno  y que se plasmó también en la Constituyente.

A la par, ese espacio  se encarga de la definición de las estrategias políticas cotidianas, así como de orientar el trabajo de organización de Acuerdo País.

Así, entre sus miembros natos están Rafael Correa, Ricardo Patiño, Vinicio Alvarado y Gustavo Larrea. Todos los asambleístas y dirigentes oficialistas consultados por este Diario para realizar este reportaje coinciden en  que Alvarado, Larrea y Patiño tienen mayor cercanía a  Presidente.

A ese grupo    se une en temas con alto contenido legal Alexis Mera, asesor jurídico de la Presidencia. Prueba de ello fue su activa participación la semana anterior en el Pleno de la Asamblea, durante la reconsideración de varios textos. El presidente Correa estaba molesto, entre otras cosas,  por la forma en que se redactó una disposición transitoria sobre la jubilación de los docentes.

Sin embargo, asambleístas como Fernando Vega (A. País) sostienen que la principal cabeza del Buró Político  no logró imponer del todo su voluntad.

Al selecto grupo de integrantes del Buró Político  también pertenecen Alberto Acosta, Fander Falconí, Augusto Barrera y Fernando Cordero. Aunque desde su renuncia a la Presidencia de la Constituyente, el 23 de junio, Acosta no asiste a sus citas.

Su nómina  se completa con Juan Sebastián Roldán, Manuela Gallegos y Eduardo Paredes.

¿Cómo se toman las decisiones? La respuesta oficial es que hay  dos vías. Una es la discusión y consenso. La segunda:  la votación.  Pero miembros como Augusto Barrera reconocen que hay temas en los que    Correa “pesa”. Especialmente  en asuntos gubernamentales.

Un nombre recurrente

Buró es el nombre con el que algunas  organizaciones  de izquierda han bautizado a sus directivas.

El diccionario de la Real Academia Española define  buró de esta forma: “En las antiguas organizaciones políticas comunistas, órgano colegiado de dirección”.

En la ex Unión Soviética funcionó la Oficina Política del Comité Central del Partido Comunista. El nombre de oficina política dio paso al nombre de buró político.

Otro buró político  o politburó es el del  Comité Central del Partido Comunista de China. Ese organismo  toma las principales decisiones del partido y del Estado.

En América Latina destaca el Buró Político del Partido Comunista de Cuba, cuyo principales miembros son los hermanos   Fidel y Raúl Castro. En Venezuela, el partido del presidente Hugo Chávez también cuenta con una estructura directiva parecida. Se trata del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), cuyo principal miembro es precisamente el presidente Chávez.

Fuente El Comercio.com

Advertisements

El cruce de críticas sube de tono en la bancada de Acuerdo País

Los oficialistas ‘infiltrados’ se defienden. El Presidente lanzó más puyas contra Alberto Acosta.

Los dimes y diretes siguen en Acuerdo País a raíz de las declaraciones del presidente Rafael Correa, quien aseguró que hay “infiltrados” en su bancada.

Ayer, Rolando Panchana (A. País) arremetió contra su coideario y ex titular de la Asamblea, Alberto Acosta, al decir que por su edad piensa diferente. Acosta cumplió el lunes 60 años y desde los últimos días tiene una actitud crítica frente al comportamiento y a las decisiones de la mayoría de la bancada oficialista.

Panchana prácticamente repitió el discurso del Jefe de Estado, en el sentido de que hay “infiltrados” en el bloque de A. País. Agregó que la tesis de los indígenas de incluir al quichua como idioma oficial, que fue apoyada por Acosta, “nunca fue tema de la agenda de Acuerdo País”.

Sobre este punto, Correa dijo ayer que su gobierno tiene una excelente relación con los indígenas, pero explicó los motivos para su negativa. “Se intentó meter (en la Constitución) una reconsideración por la ventana para que el quichua sea el idioma oficial. Entendemos que en la Región Andina, en la que predomina ese idioma, se tiene que enseñar quichua, pero qué sacamos con enseñar ese idioma a un joven, digamos de Machala, cuando lo que necesita él es saber inglés”.

Respecto a la afirmación de Acosta, de que él llegó primero al proyecto de Alianza País, Correa respondió: “Otra cosa es la gente que llegó con su propia agenda y eso lo voy a decir al final del proceso. Nosotros ganamos las elecciones con 80 asambleístas. La gente votó por Acuerdo País, pero se introdujo gente que nunca propuso su agenda, que no luchó por esos temas en la campaña, temas que nunca conoció Alianza País”.

En medio de la tensión que hay en la lista 35, su asambleísta Paco Velasco fue crítico con las declaraciones del Presidente. Sostuvo que “es descomedido, injusto, desproporcionado hablar de infiltrados, una democracia se construye y enriquece con disensos, no estoy resentido porque eso de infiltrados me resbala”.

Mientras que su coidearia María José Carrión, identificada con la línea del Primer Mandatario, trató de minimizar la crisis que vive el bloque de Acuerdo País, al señalar que “todavía somos 78 asambleístas”. Sin embargo, Carrión admitió que “sí ha habido gente que mantiene su agenda propia, ha sido evidente eso en las mesas y en el Pleno”.

Fuente El Comercio.com

Acosta: Correa llegó y se sumó a la revolución ciudadana ya iniciada

Ex presidente de la Constituyente estuvo entre los asambleístas que ayer rechazaron el calificativo de ‘infiltrados’ que dio el Presidente a quienes votaron diferente a sus posturas.

El ex presidente de la Asamblea Constituyente, Alberto Acosta, afirmó que la “revolución ciudadana empezó muchos años atrás (en el país), con la participación de los movimientos sociales, y (el presidente Rafael) Correa llegó después.

Por ello, dijo, eso no le da derecho a calificar de infiltrados.

El Mandatario, en su enlace radial el pasado sábado, afirmó que en el movimiento Acuerdo PAIS “existen 20 que llevaron agenda propia, que son poco menos que infiltrados para pasar datos a los otros”.

Acosta agregó que no se da por aludido porque solo obedece a su conciencia y no responde a los llamados de teléfono ni mail.

Jaime Eduardo Alcívar, Tatiana Hidrovo, María Paula Romo y Betty Tola se pronunciaron de manera similar y explicaron por qué votaron de manera diferente a la impuesta por el buró político en tres temas específicos.

Unos 20 oficialistas se pronunciaron en contra de tres temas ordenados por el buró político.

Asambleístas de Acuerdo PAIS prefieren no hablar; otros en cambio consideran que ha sido molestoso salir a decir a la prensa que no están en la lista de infiltrados o al menos no se sienten aludidos.

Esto luego de que el presidente Rafael Correa afirmara que en PAIS “hubo gente con actitud desleal. Los que siguen la línea son 60. Pero existen 20 que llevaron agenda propia, que son poco menos que infiltrados para pasar datos a los otros (la oposición). Esperemos que gane el Sí y daremos nombres y apellidos”.

De la votación que se registra sobre la elevación de las pensiones jubilares a favor de los docentes del sector público, la destitución parcial de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia y la inclusión del quichua como idioma oficial en la Carta Magna, se determina que al menos 20 asambleístas se salieron de la disciplina de PAIS.

Este grupo de asambleístas lo integran Alberto Acosta, Mónica Chuji, Eduardo Alcívar, Fernando Vega, Pilar Núñez, Tatiana Hidrovo, María Augusta Calle, Rossana Alvarado, Betty Tola, Tania Hermida, Amanda Arboleda, Francisco Velasco, Gabriela Quezada, María José de Luca, María Paula Romo, Norman Wray, María José Carrión, Jaime Abril, Alexandra Ocles y Betty Amores.

Todos ellos no acogieron la disposición dada en la reunión del buró del viernes pasado, en la que se dijo que se debe reconsiderar la transitoria sobre las pensiones jubilares de los maestros, porque eso afectaría las arcas fiscales del Estado.

En la lista también consta el presidente de la Asamblea, Fernando Cordero (PAIS), que en el momento de la votación se ausentó del pleno; se registró su voto en blanco cuando se llamó a votar por la reconsideración del quichua como idioma oficial, pero respaldó el planteamiento de que se debe destituir a 21 magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Alberto Acosta dijo que la “revolución ciudadana empezó muchos años atrás con la participación de los movimientos sociales y Correa llegó después a sumarse y eso no le da derecho a calificar de infiltrados”.

Además dijo que no se da por aludido porque obedece a su conciencia y no responde a los llamados de teléfono ni mail.

Eduardo Alcívar comentó que el tildar de infiltrados a los asambleístas no es lo más apropiado, pero si así fuera, tampoco se arrepiente de haber votado como lo hizo.

María José Carrión aclaró que se equivocó en el momento de votar No por la reconsideración del texto sobre las pensiones jubilares de los docentes, pues dijo que acaba de llegar de Montecristi.
Tatiana Hidrovo dijo que tampoco se siente aludida.

Defensa
Betty Tola prefirió no hablar del tema y se limitó a decir que no se siente aludida cuando se habla de infiltrados. Pero en la votación de los tres temas (quichua, justicia y maestros) no se acogió a la disposición del bloque.

Disciplina
María Paula Romo explicó que en la primera votación sobre los maestros votó sí, y en la segunda se abstuvo porque consideró que estaba perdida la votación. “Esa posición no es salirse de la disciplina del bloque, porque son más los artículos constitucionales donde PAIS ha votado unido”, dijo. No se siente aludida cuando se habla de la presencia de infiltrados en PAIS. Reconoció que el tema de los infiltrados ha causado molestia al interior del grupo de asambleístas: “Creo que todos estamos molestos, más que con la expresión del Presidente, con el hecho de tener que explicar si estamos en la lista de los infiltrados”.

Fuente El Universo.com

Sobre la renuncia de Alberto Acosta a la Presidencia de la Asamblea

El Presidente de la República, Rafael Correa, informó sobre la verdad de los hechos que llevaron a la renuncia del Titular de la Asamblea, Alberto Acosta, “no les voy a ocultar nunca nada y para una prensa perversa que siempre trata de hacer daño, de encontrar mala fe donde nunca ha habido”, precisó.

Durante el Enlace Radial No. 75 desde Anconcito, provincia de Santa Elena, el Jefe de Estado hizo un recuento de los hechos, al señalar que la noche del lunes 16 de junio, durante el buró político, en la cual participaron algunos miembros de la Asamblea y asambleísta Cordero manifiesta que tiene una mala noticia, “no podemos acabar la Constitución a tiempo, así que Alberto me ha pedido comunicarles que la Asamblea se va a extender más allá del 26 de julio”.

El Presidente Correa insistió que “el mandato ciudadano fue hasta el 26 de julio, trabajen 24 horas de lunes a domingo, pero hay que acabar en esa fecha, revisamos punto por punto y vimos que se podía acabar incluso antes, (…) pero si se trabajaba bien, si acababa esa democracia del bla, bla, el debatir por el debatir, que muchos han confundido con democracia (…) democracia es cumplir el mandato del mandante, ustedes, lo dan en las urnas”, precisó.

“Nos demostró que no había posibilidades con él por su manera de ser, por su concepción de democracia, creer que todo el mundo tiene que hablar todo el tiempo” expresó el Mandatario, tras hacer un recuento de los hechos que siguieron a esa fecha, es de dominio público y que terminó con la renuncia del Presidente de la Asamblea Nacional Constituyente.

Presidencia de la República del Ecuador


Alberto Acosta descarta cualquier interés por ser Presidente de la República

El titular de la Asamblea Constituyente afirmó que sería responsabilidad de la comisión legislativa especial tomar una decisión en caso de un vacío

“Como dice mi tío Alci Acosta déjenme vivir la vida. Yo no soy malo con nadie”, dijo en broma el presidente Alberto Acosta, al responder una pregunta sobre la sucesión presidencial en caso de que Correa se candidatice para la reelección. “No me compliquen la vida” agregó el Presidente de la Asamblea quien descartó así cualquier intención de llegar a la Presidencia de la República por ningún modo.

Lo hizo a propósito de la propuesta que se discute en la Asamblea Constituyente, dentro de los 19 artículos de la Función Ejecutiva, en caso de que falten el Presidente o el Vicepresidente de la República en la búsqueda de la reelección inmediata.

Explicó que para entonces (en caso de que se ratifique la propuesta constituyente) ya no sería asambleísta, con lo que negó la posibilidad de tener esa aspiración.

Acosta dijo que sería el Presidente de la Comisión Legislativa Especial (post Constituyente), formada por asambleístas, quien se haga cargo de sustituir al Jefe de Estado.

“Este Presidente de la Asamblea solo es Presidente de la Asamblea y no tiene ninguna otra aspiración”, según Acosta, quien descartó un eventual retorno de los diputados cesados en sus funciones tras el fin de funciones de asambleístas luego de elaborar la nueva Constitución.

El plazo para entregar la nueva Constitución se alarga

Alberto Acosta, presidente de la Asamblea, dijo que el organismo aún tiene temas pendientes por despejar y debatir.

El presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Alberto Acosta, anunció hoy que el organismo tiene temas pendientes por despejar, tales como la Ley de Tránsito y Seguridad Vial, la Ley Orgánica del Sistema de Contratación Pública, entre otros.

Por esta razón manifestó que la fecha para tener lista la nueva Constitución podría aplazarse.

“No tengo una fecha fija, todavía estamos hablando que esto puede tomar hasta mediados de junio pero puede demorarse más porque el trabajo se acumula”, señaló Acosta.

Finalmente manifestó que mañana se pondrá a consideración del Pleno de la Constituyente la renuncia del procurador del Estado, Xavier Garaicoa, aunque no dio nombres del posible reemplazo, ni la forma en que se procederá para la designación.

Fuente elcomercio.com

¡Salven la Asamblea!

Atiendan las inconformidades dentro de su propia mayoría antes de hablar de conspiración.

Por Carlos Vera Rodríguez

O sea, salven la oportunidad de cambio, cada vez más lejana y más distorsionada por el contagio del fundamentalismo correísta, que de socialismo tiene poco y de absolutismo mucho. Ya que se auto confirieron poderes ilimitados aunque los limitaba claramente el estatuto, esa decisión ilegítima -igual que la conformación de la actual Corte Suprema, por eso la misma recomendación- puede legitimarse si toman acciones justas, prioritarias, independientes, únicas y últimas. Manden a la cárcel a los responsables del atraco bancario y no solo aprueben amnistías para los condenados por intentar condenarlos. No dejen -como una de las tantas comisiones integradas por el Presidente de la República- en un informe genérico y 300 nombres anónimos, una investigación de la cual solo dio referencias claras el economista Eduardo Valencia.

Hagan sus propias leyes; no sean exclusivamente molino que muele las de su líder, si en verdad son afines pero no idénticos. Si se arrogaron la facultad de legislar para el presente y no para el futuro, como se estatuyó, sean capaces de generar cuerpos propios. ¿Qué tal algo sobre nuevos tipos de delitos informáticos, a propósito de las calumnias, falsificaciones, reproducciones, distorsiones, desviaciones, usufructo, envío y espionaje mediante aparatos de nueva tecnología? Muhammad Yunus llamó recién a poner reglas en la autopista múltiple de la globalización y la Internet, como una de las herramientas para volverla -el término de moda- equitativa. ¿Qué tal si fiscalizan la recomendación que hizo Alberto Acosta, junto con una comisión técnica especializada, de proceder a la caducidad en un contrato con Petrobras, no acatada tan pronto el actual Presidente de la Asamblea dejó el Ministerio de Energía? Y si de petróleo se trata, pidan ¡ya! al vicealmirante Zurita, encargado de Petroecuador, precisar cuántos millones de dólares fueron robados en el actual período y qué justifica un contrato a dedo para Flopec por USD 20 000.

Salven la Asamblea. Cuéntenle al Ecuador los criterios rectores para redactar la Constitución en sus capítulos y los principios que la animarán –si no aceptaron ya uno de los tantos proyectos precocinados- con el fin de volver sustancial la gira de mesas itinerantes y no solo un ejercicio de tema libre, según lo anunciaron. Olvídense de Dayuma. La torpeza y el atropello allí fueron de unos cuantos militares y fiscales, junto a Correa, quien llamó terroristas a inocentes indefensos, pero no califica así a las FARC. Desistan de examinar los incidentes de La Cadena: la Policía obedece al Presidente de la República, no al de la Asamblea.

Atiendan las inconformidades dentro de su propia mayoría antes de calificar como conspiración a las de afuera. Identifiquen al Gobernador que ordenó un ‘barrido’ para dos asambleístas acusadas sin sustento de recibir sobornos. Esas intrigas de un llorón son las que dividen. Reprobar su trabajo no es evocar el pasado, añorar el Congreso o resucitar la partidocracia; es demandar la plataforma para la cual pusimos muchos una tarima a la que pocos se subieron. ¡Que no les contagien la paranoia, autosuficiencia y soberbia enseñoreadas en Carondelet, expresadas en un Informe a la nación lleno de mentiras y disculpas hipócritas!