Divorcios se incrementaron en un 69% en últimos años

Gina Zamora, orientadora y terapeuta de familias, Álvaro Sáenz, viceministro del Ministerio de Inclusión Económica y Social (Mies), y Susana Guijarro, directora nacional de Adolescencia del Ministerio de Salud, analizaron el rol de la familia en la consecución del buen vivir para la sociedad ecuatoriana.

Un estudio del Centro del Matrimonio y la Familia de Nueva York, señala que los adolescentes que provienen de familias divididas tienen mayor probabilidad de fumar y consumir alcohol o drogas, así como problemas de comportamiento a temprana edad y bajo rendimiento escolar. En el caso de Ecuador, el concepto tradicional de familia ha ido cambiando, llegando a desestructurarse el núcleo familiar por varios factores, entre los que destaca el fenómeno de la migración.

Según datos del Inec, el índice de matrimonios en el país ha descendido de 74.875 en el año 2000 a 74.800  en el 2010, es decir 0.10% menos; mientras que los divorcios se han incrementado de 10.796 en el 2000 a 18.631  en el 2010, es decir un 68.8% más en esta década; lo que refleja un cambio en la dinámica social, las prioridades y los valores, en un contexto materialista y globalizado.

Gina Zamora aseguró que no solo las familias de migrantes están sufriendo la desestructuración, sino todas las familias a nivel mundial, lo que atribuyó a factores como la desvalorización del concepto mismo de familia, la desvalorización de los roles del hombre y la mujer en el hogar; y, la influencia de la televisión y la tecnología.

“Esta familia que antes era hasta que la muerte nos separe, hoy es hasta que los problemas nos separen”, dijo Zamora.

De su parte, Álvaro Sáenz señaló que el Estado no puede juzgar la situación moral de las familias, sino estudiar realidades, problemas y causas para ofrecer soluciones. “Desde el Estado, lo que tenemos que ver es cómo se puede actuar y coactuar con la familia tal como es, no podemos tratar de cambiar el modo de ser de la familia, sino  trabajar con ella para que pueda cumplir con sus responsabilidades que son muchas”, precisó.

Susana Guijarro indicó que hay una desestructuración familiar agravada por la ausencia de otros miembros, como los abuelos, que figuraban como protectores, “ahora las familias son cada vez más pequeñas, generalmente uniparentales, es decir un solo padre a cargo de los hijos”, añadió.

Sin embargo, afirmó que la desestructuración o reestructuración no necesariamente implica disfuncionalidad, pues la estructura, es decir la presencia de todos los miembros de la familia no garantiza la funcionalidad, en la medida en que estos miembros pueden estar incumpliendo su rol dentro del hogar.

Fuente Ecuador en vivo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s