Amigos y Amigas

por Lourdes Tibán

Varias han sido, en estos días, las interrogantes del por qué Lourdes escribió algo así, y está en el Prologo del libro de Carlos Vera.

Si, frente a un pedido, por teléfono, que me hizo Josefina Pincay, su asistente, en el sentido de que Carlos quería que en una frase diga lo que yo pienso de él; primero aproveché y le reclame a ella, del por qué se portaba así de renegado y clandestino, qué no me responde las llamadas, ni mis mensajes…  En fin le dije que sí, apenas tenga tiempo le escribo.

Un día en el pleno de la Asamblea Nacional, estuve alzando la mano para que el Presidente “Corcho”, no “Correa”, me conceda el uso de la palabra. Me di cuenta que el Presidente no me iba a “complacer” ese día (porque yo pensaba que el Presi da la Palabra en orden de quien pedía, y por ahí mis vecinos, perdón mis colegas, me dicen mira, es discrecional él da al que quiere dar y a ti no te va a dar ahora) así que decidí prender la compu, que de paso digo se ha vuelto como una “amiga inseparable” en mi nueva función de legisladora (cuando era dirigente no me hacía falta).

Cuando terminó el Pleno, terminé mi escrito, pero me di cuenta que no era una frase, sino una telenovela muy corta, basada en una historia real, que recoge el pasado, el presente, y “algo” de predicción del futuro.

No tenía tiempo para recortar a 4 líneas, así que le envié con el siguiente texto “Josefina pase esto a Carlos, dígale que corte, corrija ortografía, elimine el texto, que deje en un frase pero que no me cambie el sentido”.

Pasó unos días, me llamó Josefina y me dice, que si yo autorizaba que mi texto ponga al inicio del libro, le dije en donde a Carlos le convenga… No supe más.

Se acuerdan que escribí una carta sobre ¿“quiero ver futbol y no propaganda”? Pues sí, vi el futbol, mi coterráneo Sixto Vizuete me envió 2 entradas y fui por primera vez a ver las eliminatorias entre Uruguay – Ecuador, en el Estadio Atahualpa. Que perdió Ecuador, ya es historia. Salí triste, pero pronto me puso a reír en la puerta, porque alguien salía con una tremenda protección de seguridad, no le avance a ver, solo vi el mercedes negro, tal vez fue el Vicepresidente Lenin, y me dije “razón, no sabía por qué perdimos”, ja ja ja.

Yo pobre qué protección. Entre el Estadio y el garaje de Supermaxi, me posé como para unas 100 fotos. No podía creer, al salir del garaje le vi a Carlos, y le grite “compadreee” y nada, le dije a Diego póngase por ahí, salté las verjas y le alcance. En pocas palabras le dije lo que tenía que decir, me respondió, “dime lo que quieras decir, te acepto porque es cierto, pero el 22 de octubre a las 7pm debes estar en el lanzamiento, porque tu texto es el mejor, te puse como prologo…”. Nos posamos juntos para unos cuantos fans que decían “con los dos, con los dos”. Con risas, hablo por teléfono con el “futuro primer caballero del país” y nos despedimos.

Dos días antes del 22, asistí a una invitación de la distinguida Sra. Guadalupe Mantilla, quién con sobradas razones quería que le explique qué pasa y por qué existe el conflicto de la ley de aguas. Entre estas o otras cosas, me dijo: “estoy leyendo el libro de Carlos, pero es increíble el texto de entrada es lo mejor…” Pensé que era un alago por estar a solas, pero no, lo dijo ella en público, en la presentación del libro: “todo el estrellato que Carlos podía dar con este libro, lo llevó Lourdes Tibán”.

Con esto quiero decir, que el prologo del libro lo escribí, sin conocer el contenido del libro. Ahora ya lo leí, es tan entretenido que empecé en Quito hasta llegar a Houston, luego hasta Albuquerque – Nueva México, y a las 3 de la mañana por fin pude guardar el libro y dormir en “paz”.

Mis comentarios y valoraciones serán motivo de otro artículo. Solo les recomiendo leer para que ustedes saquen sus propias conclusiones. Creo que no tiene sentido que lo lean solo sus amigos, este libro va servir mucho para sus detractores y para los que no le soportan a Carlos, en especial.

Con esta “introducción”, les envío la “introducción” del libro de Carlos….

Lulú

“Como quisiera que el Carlos Vera me entreviste a mí”

Más o menos por el año 1985, cuando mi comuna aún no tenía luz, nos reuníamos los wambras de la comuna y todas las noches robábamos la luz de la casa de un hacendado. Muchas veces escapamos de morir porque usábamos alambre galvanizado para tirar al poste, y todo solo por ver la televisión que mi tío había comprado sin tener luz todavía.

Era la época de las mejores novelas como la Fiera y Rosa Salvaje, nos reíamos mucho con el chavo del ocho y también nos asustábamos con el hombre increíble, pero para decir la verdad, no me gustaban las noticias. Peleábamos entre los wambras que queríamos ver novelas y la gente adulta que quería ver noticias.

Desde esa época y en casa ajena comencé a mirar en la TV a un joven periodista, que siempre tuvo barba, carácter y personalidad inconfundibles. Tal vez tenía unos 13 años de edad, y comencé a reaccionar frente a la forma de periodismo que hacia ese señor, y con muestra de ira y de risa, yo les decía a los wambras “a mí que me entrevistara el Carlos Vera, yo si le callara”, claro la respuesta era: o sea que nunca.

No sé desde cuando me empezaron a gustar las noticias, pero de lo que si estoy segura es que me comenzó a llamar la atención el periodismo crítico, confrontador, directo, sin pelos en la legua, sin temor a los poderosos de turno. Sobre todo por ser un hombre polémico como es Carlos Vera, además porque era el único canal que cogía en Chirinche Bajo.

En el año 1997, tuve ya indicios de que iba ser política, comencé a tener sentimientos encontrados, muy crítica como espectadora y, al mismo tiempo, fanática de su noticiero, pero yo no existía para este periodista.

En esta época empiezo a ser entrevistada por las radios locales y en son de burla yo decía, con tal de que no sea con el Vera voy a aceptar a todas las radios. Nos reíamos porque nos imaginábamos siendo entrevistados por el Carlos Vera. Yo decía: si un día me llamara él, yo mínimo me desmayo.

Es el año 2001, me convertí en la primera mujer que se lanzó a candidata a la Presidencia del Movimiento Indígena y Campesino de Cotopaxi MICC, no lo logré, pero fui electa Vicepresidenta. Desde ese cargo empiezo a salir en los medios escritos a nivel nacional, liderando la candidatura de Leonidas Iza a la Presidencia de la CONAIE.

Durante este proceso creo que mi nombre se aparece en la cabeza de Carlos Vera. Un día estuve en Quito en una ONG, de pronto timbró mi celular, yo recién aprendiendo a utilizar el celular y le digo aló, me dice “hablo con Lourdes Tibán”, le contesté: sí con quién hablo, me dice “con Carlos Vera”. Deveras no me desmayé, pero me quedé sin respiración. Raúl ya andaba conmigo, éramos  enamorados, me queda mirando, me hace señas y me pregunta qué pasa; pensé que era una de las burlas de mis amigos y le contesto “cual Carlos Vera pues, Carlos Guala dirás”. Ja ja. Me dice, “soy Carlos Vera de Ecuavisa, quiero tenerte mañana en el canal”. Se trataba de sobrevivir y le “mentí”, le dije que no puedo porque estaba viajando a la Amazonia, me dijo “que pena te llamare pronto”.

Para entonces muy pocas personas de pueblos y nacionalidades eran entrevistadas. Yo diría por excepción, salían a veces Nina Pacari, Blanca Chancoso o Lucho Macas. Luego de una semana, recuerdo como que fuera ayer, era un lunes y estuve en la sede del MICC, y recibí la segunda llamada de Carlos, y me dice, “te puedo tener el miércoles en el canal”. Todavía no podía creer que yo estaba en condiciones de sentarme frente a frente con Carlos, así que vino la segunda “mentira”. Le dije que estoy saliendo a Guatemala esta tarde y  regreso la próxima semana, me cerró.

Consulté con la gente del MICC. Aparte de no creer que Carlos Vera me llamaba, me hacían sentirme una idiota e incapaz. Me decían fuuu que vas a poder, estas iniciando y ese “man” te quiere desaparecer, te va a eliminar en una sola entrevista, no te prestes, no te vayas y punto.

Finalmente tomé mi propia decisión. Empecé a auto valorarme, a creer en mí misma y también me hice la idea de que Carlos Vera es polémico e insoportable con sus entrevistados, pero es un hombre como cualquier otro hombre y no creo que sea tan malo. Así que me dije, la próxima le diré que sí. Claro, si me vuelve a llamar.

Estuve en Quito, sentada en un bus que iba de la Marín por la plaza San Blas, y sonó mi teléfono, era él, me dijo: “Lourdes Tibán”, le dije sí. No me dio opciones solo me dijo, “estas en Quito”, le dije sí. “Te espero mañana 6h45, si no vienes diré que huyes a una entrevista, te espero”, y me cerró.

Es la única noche que no dormí, leí todos los periódicos de ese día sobre el tema del IESS, sobre los racionamientos y cortes de luz. Pregunté algunas cosas a Salvador Quishpe, el me hizo asesorar con Diego Delgado, pero aunque él me demostró dominar la metería, yo no sabía de esto me terminó confundiendo más, porque me hablo de termoeléctricas, hidroeléctricas, etc.

Al terminar la entrevista solo me quedó prendida la risa picaresca de Carlos y al final me dijo, “gracias Lourdes Tibán, una joven mujer brillante, inteligente y sangre nueva del movimiento indígena”. No sé que hablé, pero mi entrevista provocó una crítica en el Vistazo de ese mes.

A mis amigos incrédulos no les importó qué es lo que dije. Me felicitaron y me decían que “soy lo máximo porque le paraste al Carlos Vera”. Le dijiste “puedo hablar o usted me va dar contestando”, y él no te cortó te dejó hablar, me decían.

Desde entonces, desde cuando fui niña – adolecente, y ahora que soy madre de familia, mi concepción no ha cambiado, le sigo admirando. Ahora que ya no está en Ecuavisa siento ese vacío en el noticiero, porque es irremplazables su imagen y su carácter. Carlos Vera es un periodista a carta cabal, identificado con la transparencia, profesionalismo investigativo, conocedor de la materia, intolerante al doble discurso, a la mediocridad, a la corrupción, a las injusticias. Un periodista consecuente e identificado con las luchas sociales y en particular con el sector indígena. Es uno de los periodistas que mayor espacio de visibilización ha dado a los pueblos y nacionalidades indígenas, incluso a las mujeres en la búsqueda de la Equidad. Estas y otras razones de admiración y respeto a su forma de ser y actuar, siempre tolerante con las diferencias, son las que me hicieron decidir, sin pensarlo dos veces, fuera de nuestra relación como personas públicas en donde muchas veces vamos a tener divergencias políticas, hacerle el padrino de nuestra primogénita Kaya Anaaí.

A muchos no le gustó ni le gustará su forma de ser, pero ese es el país plurinacional y diverso que tenemos. Lo único que debemos hacer es respetarnos con nuestras diferencias y practicar la interculturalidad en cuanto a relaciones y a derechos.

No debemos esperar que alguien muera, para decir que era bueno o malo, en vida es todo. Por eso, a través de esta historia que he contado, expreso lo que siento y considero. Y quiero decir que Carlos jamás deje de ser lo que es. Su carácter y su personalidad tal vez ya no sea posible cambiar, pero sí creo necesario decirlo que es hora que se deje conocer ante la sociedad el Carlos, como ser humano, como persona, como padre, como esposo, como amigo. Y que no se oculte ante nadie, le necesitamos afuera caminando junto al pueblo que grita hoy más que nunca por democracia, justicia, libertad como principios básicos para lograr el Sumak Kawsay, en el nuevo Estado Plurinacional.

Lourdes Tibán

One thought on “Amigos y Amigas

  1. NO existe peor clase de gente que aquella que traiciona las ideas por un mendrujo de porotos. Lourdes Tiban debería rendir cuentas sobre los ingentes recursos públicos que ha manejado desde que se hizo “lider indígena”. Ella tanto como Carlos Vera nos han hecho el mejor bien posible porque nos han enseñado en que se convierten las víboras cuando cuando el apetito insaciable de poder y vanidad adornan sus miserables existencias. Vera usó los fondos públicos para satisfacer su ego en los gobiernos de de Abadalá y de Durán y la Tibán en todos los gobiernos en los últios 20 años…!!! Cuando este par de renacuajos rindan cuentas sobre los díneros que utilizaron, talvez podrán enseñarnos sobre ética y m oral, mientras taanto deberian cerrar sus ponzoñozas fauces…!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s