Varios grupos se disputan la organización de los comités

Con la reestructuración de sus bases y su dirigencia, y la identificación de su organización política bajo un solo nombre: Alianza PAIS,  el oficialismo aspira terminar con las divisiones internas de su movimiento   a nivel nacional, acentuadas por la diversidad de criterios en torno a la conformación de los  ahora llamados Comités de la Revolución Ciudadana.

Todos estos objetivos deberán ser cumplidos hasta mediados del próximo año, cuando estos grupos, que originalmente se plantearon con el nombre de  Comités de Defensa de la Revolución Ciudadana (CDR), deberán estar conformados y listos para operar y ser presentados en la Primera Convención Nacional de Alianza PAIS, que se organiza desde ya, aunque no tiene fecha fija.

¿Pero en ese tiempo lograrán sortear las divisiones internas de los dirigentes y las bases?

En Guayas, por ejemplo, la pugna por captar la dirigencia de Alianza PAIS (que agrupa a más de 20.000 miembros activos en Guayaquil) derivó en la última semana en la destitución de su subdirector, Walter Vargas, quien convocó a la primera reunión de planificación del movimiento, el 21 de agosto, para la creación de los comités.

Aquella decisión fue a criterio de Pierina Correa, actual directora provincial de Alianza PAIS y hermana del Presidente de la República,  una arrogación de funciones, porque  Vargas, según ella,  no era director. Esto provocó que la asamblea destituya a Vargas y lo reemplace por el actual subdirector, Germán Tinajero.

Pero tras estos problemas, Pierina Correa (ausente de  la organización por tres meses) y Vargas han seguido trabajando paralelamente en la creación de los comités, respondiendo, señalan, al pedido del presidente Rafael Correa el pasado 10 de agosto.

Mientras Pierina Correa insiste en que los comités aún no están en funcionamiento y solo forman parte de un proyecto en discusión; Vargas, quien dice seguir siendo subdirector, asegura que la organización de los comités avanza y da cifras: “actualmente suman 150 en la parroquia Febres-Cordero, 80 en los Guasmos y Fertisa, y 220 en la parroquia Tarqui”.

Vargas afirma que estos son los mismos comités familiares, conformados en la campaña electoral de Correa del 2006, y que ahora simplemente cambiarán de nombre,  Comités de la Revolución Ciudadana.

Pero hay otra versión más. La de Kléver Loor, uno de los integrantes de  PAIS del Guayas (con más de 10.000 miembros activos en Guayaquil), quien asegura que no necesariamente un comité familiar será  de la Revolución Ciudadana, porque primero se tendría que consultar a sus miembros si quieren pertenecer a ellos para depurar la base de datos.

Pese a la diversidad de criterios, Loor cree que el movimiento  en Guayas camina en la línea de la unificación, luego de las divisiones surgidas en las primarias del 25 de enero, que provocaron el resquebrajamiento  en las bases y en la dirigencia. “En un año o dos es la idea… A nosotros nos interesa tener un solo lenguaje, para evitar confusiones”, añade Loor.

De esto está convencido Eduardo Paredes, miembro del buró  nacional de PAIS. Y se apoya en  la decisión tomada el jueves pasado por la dirigencia del movimiento al unificar a la militancia en una sola organización política, a la que se la denominará Alianza PAIS, con un mismo interés y con el objetivo de llegar a ser partido político.

Dentro de Alianza PAIS  se crearán los Comités de la Revolución Ciudadana hasta junio del 2010, “sobre los cuales levantaremos nuestra estructura orgánica, directivas competitivas, amplias, democráticas”, aspira Paredes. Su meta es que en esa fecha, Alianza  PAIS también esté fortalecida sobre  nuevas estructuras (coordinadoras nacionales y provinciales).

Para ello, se elaborará un padrón de la militancia de Alianza PAIS a través de un proceso de carnetización nacional de afiliación en todos los Comités de la Revolución Ciudadana.

La reestructuración de las bases y sus dirigencias es el camino para terminar con conceptos individualistas, opina Irina Cabezas, vicepresidenta de la Asamblea por PAIS.“Eso significa ir deponiendo si hay intereses personales de algunos compañeros (…) este proceso no se construye con individualidades”, sostiene.

Cabezas espera que en este proceso de unificación de los grupos que conforman  PAIS se evidencie mucho más lo que los une y que en las coordinadoras provinciales (antes consejos políticos) que se van a conformar se encuentren  todas las fuerzas afines al proyecto político. “Eso sería lo más importante, no tener dos y tres (dirigencias), eso debe  eliminarse en las provincias y tampoco (permitir) que en ciertos sectores se crean los dueños del control político”.

Un proyecto político que para el ex presidente de la Asamblea Constituyente, Alberto Acosta, no ha sido ni siquiera leído por algunos  miembros de PAIS, lo que explica que “hay gente que está allí buscando prebendas y para defender intereses particulares o de grupo, en lugar de cumplir el mandato que nos impusimos ante el pueblo”.

Para llegar a esa unidad, según Acosta, es necesario un acuerdo nacional con los trabajadores, con el movimiento indígena, campesino, con los que considera que no se está trabajando adecuadamente.

Cabezas es más optimista y estima que  Alianza PAIS logrará la unidad en unos cinco o seis meses, tiempo en el que esperan estén  listos los Comités.

Fuente El Universo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s