Bush: “Fuera Bolivia”

Por Lourdes Heredia y Mercy Vaca

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, pidió este viernes retirar a Bolivia de la nómina de países beneficiados de las preferencias arancelarias (ATPDEA, por sus sigla en inglés), con las que se benefician los países andinos desde 1991 por su lucha contra el narcotráfico.

“Propongo suspender la designación de Bolivia como país beneficiario bajo la ley de Preferencias Comerciales Andinas enmendada y como país beneficiario de la Ley de Preferencias Comerciales y Erradicación de las Drogas en los Andes”, dijo Bush en un memorando para la representante comercial de EE.UU.

La Secretaría de Comercio de EE.UU., en un comunicado, indicó que “las acciones recientes del gobierno del presidente Evo Morales, en relación a la cooperación en el combate a los narcóticos, no son las de un socio y no cumplen las normas de este programa”.

Anuncio esperado

El pedido de Bush no sorprendió a nadie aquí en Washington.

El analista Stephen Donehoo, de McLarty Associates en Washington, ya le había advertido a BBC Mundo que esa era una posibilidad, tras la expulsión del embajador estadounidense en Bolivia, Philip Goldberg.

“El gobierno de Evo Morales no puede creer que no va a haber consecuencias concretas por expulsar el embajador con acusaciones falsas y sin evidencia. Las preferencias arancelarias son unilaterales y el Congreso tiene todo el derecho de decidir qué hacer en el futuro”, señaló el experto.

Incluso los congresistas que habían apoyado a Bolivia en el pasado han cambiado de opinión.

“En el pasado, yo he sido un firme defensor de la extensión a largo plazo del paquete de preferencias comerciales para Colombia, Perú, Ecuador y Bolivia”, explicó el congresista republicano Dan Burton en un comunicado de prensa.

“He indicado una y otra vez que es a la gente a quienes estamos ayudando con estas preferencias, al empleo y a alternativas rentables a las actividades ilegales. Sin embargo -agregó- ya no puedo apoyar la extensión de las preferencias arancelarias para ese país”.

Engel Eliot, representante demócrata que pidió en el pasado la extensión de APTDEA para Bolivia, señaló que “dada la letanía de ataques y acciones contra EE.UU. creo que deberíamos revisar cada aspecto de la política de EE.UU. hacia Bolivia”.

El congresista también ha pedido que se vuelva a analizarse el apoyo a Ecuador.

En el sur

EE.UU. castiga a Bolivia en un momento en que la relación entre ambos países atraviesa por una situación crítica.

El canciller boliviano, David Choquehuanca, calificó la decisión de Bush como “una nueva agresión a la democracia boliviana” y precisó que la suspensión entraría en vigencia dentro de 30 días, lapso en el que Bush hará consultas sobre la pertinencia de cortar las preferencias a Bolivia.

Además, aclaró que esta suspensión será temporal y aseguró que el gobierno buscará otros mercados, citando como ejemplos a China y Vietnam.

Sin embargo, esos países son competidores de Bolivia en materia de manufacturas, sobre todo textiles, le explicó a BBC Mundo el gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez.

Balde de agua fría

La noticia cayó como un balde de agua fría en el gobierno, pero sobre todo en los exportadores de manufacturas.

Dadas las malas condiciones de la relación entre Bolivia y EE.UU., el sector exportador esperaba que esta noticia llegara a fines de año, cuando vence la ley de preferencias. Sin embargo, la Casa Blanca se adelantó al Congreso.

Rodríguez comentó que “decir que vamos a perder el ATPDEA es un eufemismo, porque vamos a perder empleos y esto caerá sobre las espaldas de los exportadores”.

El presidente de la Cámara Nacional de Exportadores, Eduardo Bracamonte, explicó que sin las preferencias arancelarias están en riesgo 50.000 empleos.

Desastre

El ATPDEA es una ley que permite a los países andinos Perú, Colombia, Ecuador y Bolivia exportar a EE.UU. sin pagar aranceles por las manufacturas, es decir, textiles, madera, joyería y marroquinería.

El arancel que normalmente se paga a EE.UU. es de 17%, explicó Rodríguez, lo que implica que las empresas bolivianas no podrán competir con China y otros países asiáticos.

Rodríguez explica que en 2007 el país exportó a EE.UU. productos por un valor de US$430 millones y que, de ese monto, US$250 millones corresponden al ATPDEA.

Tanto Rodríguez como Bracamonte dijeron que las empresas bolivianas tendrán que cerrar sus puertas y que eso significará despedir personal.

“Esta situación para el sector exportador y para miles de trabajadores que viven de las manufacturas es dramática”, resumió Bracamonte.

El empresario considera que “el gobierno es 100% responsable de la pérdida de estos empleos”.

Rodríguez agregó que “si el gobierno quería que perdamos el mercado estadounidense, lo ha logrado”.

El Alto

Los empleos generados por el ATPDEA se concentran, sobre todo, en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz, donde el presidente Evo Morales tiene los más altos índices de popularidad.

Morales, quien se autoproclama antiimperialista, dispuso la expulsión del embajador de EE.UU., Philip Goldberg, y avaló la expulsión de la agencia de cooperación USAid y de la oficina antidrogas DEA de la región cocalera del Chapare.

Tras esos hechos, el 17 de septiembre, Bush incluyó a Bolivia en la lista de países que “han fracasado de manera comprobable” en los objetivos internacionales de la lucha contra la producción y el tráfico de drogas ilícitas.

Bolivia es el tercer país productor de coca, la materia prima de la cocaína, además de ser productor de esta sustancia controlada.

Fuente BBC Mundo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s