¿Quién corrigió qué?

Por Carlos Vera Rodríguez

Establezcamos eso primero. Ya hemos discutido algo los contenidos y debatido poco los conceptos, a medida que fueron brotando, unos distorsionados, otros claros y varios desproporcionados por su impacto mediático.

Al margen de la bondad, el absurdo, los avances y el retroceso de algunas propuestas, resulta vital –insisto, vital- su legitimidad. Porque todo este proceso de convalidó sobre esa base: legitimidad. No fue constitucional la elección de esta Corte Suprema ni la disolución de hecho del anterior Congreso; fueron legítimas. Correspondía a la ‘democracia directa’, en la cual se ha convertido a veces el Ecuador –con todos sus riesgos y ocasionales aciertos- ante la ausencia de democracia representativa y la real vigencia de una dictadura tras otra, desde la incautación de fondos ciudadanos registrada en el gobierno de Mahuad.

Ahora existe otra forma de dictadura, aunque los muertos no sean por represión sino por depresión: deprimidos los caminos de una rehabilitación vial ilusa; deprimidos los bolsillos por víveres carísimos e inaccesibles a pesar de la caridad institucionalizada en bonos.

Deprimidos los maiceros porque a buena cosecha le ponen malos precios aunque fabricantes de balanceado y avicultores tengan desbordando sus silos; deprimidos los pobres a quienes dan peces pero no enseñan a pescar; deprimido quien sale a la calle y lo matan  por monedas cuando esos robos han disminuido, según la estadística oficial; deprimida la economía cuya contracción cuantifican mientras los dos bancos más grandes del país rebosan en ganancias y expansión.

Esa nueva forma de dictadura se instaló durante los últimos días en la Asamblea. Un tal Marco Aparicio envió desde una dirección: Fac. Ciéncies Económiques i Empresarials (así aparece textualmente) “treinta tristes transitorias”, como las describe con mofa. Todas las varió él, todas. ¿Era asambleísta?

¿Se origina en universidades de Barcelona, Girona o Tarragona, esa dirección en catalán según indica Google? ¿Era redactor?
Xavier Flores Aguirre quien sí integró la comisión redactora, admitió que trocaron verbos –promover por garantizar- para “darle vida al texto constitucional”… ¡evidente extralimitación de las atribuciones concedidas en el art 47, inciso 3 del reglamento de la Asamblea Constituyente!

Al revisar textos constitucionales, aparecen el 16 y 18 de julio, alteraciones originadas en f.jimenez (¿es el ex candidato por Acuerdo País en Guayas?) y Marcelo Villalba (no es suplente de nadie; ¿cuál es el segundo apellido de ese corregidor?).

Cito solo dos casos. Un vivo de la mayoría olvidó que al reenviar un mail de su Blackberry a un PC normal, aparecía el origen de los ‘tachones’ y su reemplazo. Preciso saber cuánta legitimidad ha perdido el proyecto de nueva Constitución, o sea la medida en que no corresponde a lo mandado por el Mandatario.

Fuente: El Comercio/Publicación autorizada por el autor.

Fuente Ecuador en vivo

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s