Importancia de los clientes bancarios

Por Editorial Diario El Comercio

La corriente estatista que recorre la Asamblea Nacional Constituyente y que tiende a terminar en novelería está atentando contra la inteligencia de un pueblo que sufrió una grave experiencia bancaria. Pretenden, además de lo que ya han conseguido en esa dirección, convertir al sistema bancario en un ‘servicio público delegable’ y hasta han llegado al extremo esotérico de proponer que los usuarios sean los propietarios. Todo esto cuando el propio Presidente de la República, descontento con los índices del Banco Central del Ecuador, propone que una comisión argentina venga a revisar los resultados, desconociendo los enconados debates que existen sobre la confiabilidad institucional respecto a la economía de ese país.

Con esos criterios y percepciones se aspira a que el Estado sea propietario de un ‘servicio público delegable’ del sistema bancario.

Con seguridad, los asambleístas desconocen que en el horizonte popular las prioridades bancarias son depositar con confianza, acceder a un crédito y obtener tasas de interés justas; para esto, que existan órganos de control profesionales y autónomos que no sorprendan, de la noche a la mañana, con el cierre de una entidad del sistema.

Muy lejos está de que esas prioridades sean sustituidas por una propiedad accionaria y, mucho menos, que un Estado que tiene en su currículo la administración de la riqueza petrolera sea el que delegue o concesione los servicios bancarios.

Antes de precipitarse en experiencias que pueden ser no solo contraproducentes sino dolorosas para la economía popular, debieran diagnosticar cuáles son las fallas del sistema actual y proponer correctivos. Es su deber, para no caer en los vicios de la ‘partidocracia’ que durante mucho tiempo y atravesando graves daños nacionales no advirtieron el espantoso perjuicio que se causaba con la liberalidad bancaria del mayo de 1994. Tuvo que estallar una gran crisis fraudulenta para cambiar las reglas del sistema. Por eso, es prioritario denunciar y corregir los defectos de un sistema básico para el funcionamiento de la sociedad ecuatoriana antes que hacer un laboratorio del mismo.

Fuente El Comercio.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s