¿El Estado de qué derecho?

Autor Diana Acosta

La Asamblea Constituyente en el artículo 5 de su Mandato Constituyente No. 001, estableció que ratifica y garantiza el estado de derecho, lo que supone que, la Constitución Política, y demás normativa legal continúan vigentes en su totalidad, pues dicho mandato no establece excepciones.

El artículo 23 de nuestra, aún vigente carta política, establece en su artículo 8 que todos los ciudadanos tenemos el derecho a la honra y a la buena reputación, y ello en concordancia con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que en su artículo 12, determina que nadie será objeto de injerencias arbitrarias, ni de ataques a su honra o a su reputación, y que toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques.

Y sí, en el Ecuador sí existen leyes que nos protegen contra ese tipo de ataques, que reciben el nombre de injurias. El Código Penal establece que hay dos tipos de injurias: la calumniosa y la no calumniosa. La primera consiste en la falsa imputación de un delito, y la segunda en toda expresión proferida en descrédito, deshonra o menosprecio de otra persona, o en cualquier acción ejecutada con el mismo objeto.

Las injurias, como es lógico, SON UN DELITO!

Me referiré en esta ocasión solo a las segundas, las no calumniosas, y es que ellas también son de dos tipos: graves o leves.

Las graves consisten en
La imputación de un vicio o falta de moralidad cuyas consecuencias pueden perjudicar considerablemente la fama, crédito, o intereses del agraviado; atendido el estado, dignidad
y circunstancias del ofendido y del ofensor.

En un estado de derecho, este tipo de ataques, proferidos a una persona, llamado injurias no calumniosas graves, constituyen un delito, y acarrean prisión de 3 a 6 meses.

Será posible que en la casa de la democracia, en la Asamblea Constituyente, se perpetren delitos de este tipo, a vista y paciencia de las autoridades y no se haga nada?

Es que ahora en la Asamblea, además de hacer leyes retroactivas, también se va a hacer caso omiso a los delitos? No lo creo, simplemente no lo pudiera creer.

No solo somos víctimas los asambleístas de espionajes, como acertadamente lo confirmó nuestro primer mandatario, sino que ahora también somos víctimas de delitos comunes en el seno de la Asamblea.

Esperemos que nuestro digno y correcto presidente sepa hacer respetar, no solo a la majestad de la Asamblea y su reglamento, al cual últimamente se lo pretende desconocer, sino también a sus asambleístas, que somos merecedores de respeto por parte de todos sus integrantes, tal como lo establece el artículo 67, referente a los principios éticos que deben tener los asambleístas… o será que esta disposición tampoco se hará respetar?

¿Se respetan aún las leyes? Se respeta aun la constitución vigente? ¿Se respeta aun la Declaración Universal de los Derechos Humanos? ¿Estamos aun en un estado de Derecho donde se respeta la honra de los ciudadanos? ¿El estado de qué derecho?

Tomado del Blog de la Asambleísta Diana Acosta

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s