El Laberinto de Montecristi

Fuente: REVISTA VISTAZO

Por María Belén Arroyo

Al fin la Asamblea encuentra el hilo de Ariadna. Las mesas ya piensan en la nueva Constitución: replantear el sistema presidencialista y el mecanismo electoral son dos de las primeras propuestas concretas.

A casi dos meses de funcionamiento, la Asamblea Constituyente empieza a salir del laberinto. Después de zigzaguear por los caminos de la reforma tributaria y del nombramiento y cese de autoridades, al fin encontró el hilo que conduce hacia la nueva Constitución.

Pero ahora el tiempo amenaza con conspirar: si no hay enredos, el referéndum será convocado el próximo 24 de mayo. Para entonces la nueva carta magna debe estar lista.

Primera señal de que los asambleístas hallaron el hilo de Ariadna: las 10 mesas de trabajo –que sintetizan los temas constitucionales– debaten los contenidos que se traducirán en los futuros artículos, los cuales tomarán cuerpo los dos últimos meses del plazo fijado. Por supuesto, el tinte que matiza todos los debates es el verde de Acuerdo País, más allá de pequeñas fracturas evidenciadas en Manabí.

Segunda señal. Los diferentes sectores sociales intensificaron desde enero las romerías hasta Ciudad Alfaro.

¿Su intención? Articular sus propuestas constitucionales en el nuevo texto. ¿Qué romeriantes llegaron hasta el altar? El presidente de la Corte Suprema de Justicia, el Fiscal General, el secretario nacional Anticorrupción, representantes de salud, jubilados, emigrantes…

Esto abrió el espectro para debates: la conveniencia del voto de los militares y el papel de las Fuerzas Armadas; la necesidad de nuevos mecanismos para luchar contra la corrupción y la posible creación de figuras como fiscales especializados y jueces sin rostro… Incluso la Iglesia reflexiona sobre su propio rol en este proceso. Con diferencia de días, representantes católicos y protestantes peregrinaron hacia Montecristi. Alberto Acosta, presidente de la Asamblea, destacó que la propuesta de proclamar el estado laico surgió de estas reuniones.

Tercera señal. Tras largas discusiones, y por cierto fricciones, la decisión fue dosificar los mandatos constituyentes. La medida tuvo un doble efecto: restar ciertos protagonismos y desbaratar las críticas que la acusaban de legislar a favor del proyecto del Gobierno.

No más de dos mandatos verán la luz las próximas semanas: uno regula la actividad minera y el segundo limita los salarios del sector público. La avalancha de mandatos que anticipaba la oposición fue frenada.

Cuarta señal. Los asambleístas entendieron que es más importante el fondo que el escenario de los debates. El acuerdo fue que cada mesa efectúe máximo cuatro foros sobre temas nacionales fuera de Montecristi. En esto se impuso una visión pragmática, que busca racionalizar tanto recursos como expectativas locales. Así empezaron los debates de fondo más allá de las formas.

¿Adiós presidencialismo?

El sistema actual de gobierno basado en el presidencialismo parece tener los días contados. La mesa constituyente de Organización, Participación Social y Ciudadana y Sistemas de Representación confirmó el diagnóstico hecho tiempo atrás por analistas sociales: el modelo está agotado.

Por ahora hay un primer acuerdo: “Se requiere construir un sistema de corresponsabilidad entre Ejecutivo y Legislativo; ahora bien, hablar de otras formas de gobierno como el semipresidencialismo es un tema para debate”, reveló a Vistazo Virgilio Hernández, presidente de mesa.

El semipresidencialismo contempla un poder dual: hay un presidente de la República y un Primer Ministro, cada uno con sus propias prerrogativas.

“El presidente de la República tiene muchas facultades, pero son solo poderes formales en la medida que el Congreso se guardaba para sí una inmensa capacidad de chantaje a través de la nominación de las funciones de control, esto llevó a profundizar la crisis política en los últimos 10 años”, argumentó Hernández.

El modelo actual derivó en un presidencialismo exacerbado o hiperpresidencialismo, según el sociólogo Luis Verdesoto, investigador de Flacso. “La forma de resolver la ingobernabilidad fue quitar cada vez más atribuciones a los organismos de representación plural de la sociedad y pasárselas al Ejecutivo, ésa ha sido la característica en Ecuador, donde se asentó una cultura caudillista y populista, al final de cuentas el Presidente pudo manejar con más libertad los dispositivos institucionales en sus manos, y hemos vivido en un borde dictatorial”.

La Constituyente de 1998 profundizó el esquema, quitando atribuciones al Congreso, al restar la capacidad de asignación y control de la ejecución presupuestaria. “Se eliminó la destitución automática luego de la censura, esto blindó al Presidente y su omnipotencia le ha llevado a ser ineficiente en la administración”, según Verdesoto.

Reformar el modelo de gobierno no es la única propuesta de la mesa 2.

Esta comisión estudia mecanismos para constitucionalizar la participación ciudadana. Y además busca un esquema electoral que combine eficacia, representatividad y estabilidad pues desde el retorno a la democracia la ley electoral fue reformada 32 veces, buscando un método aplicable a cada coyuntura política. Según Hernández, “Si en esta Asamblea aplicábamos el método electoral que rigió en la Constituyente de 1998, habríamos logrado 128 de los 130 escaños”.

¿Y el Congreso?

La mesa de Legislación o mesa 10 es acaso la más controversial de esta Asamblea. ¿La razón? Recibió la herencia del cesado Congreso. Y esto puede ser un regalo o una carga sobre la espalda: definir los términos de la fiscalización al Ejecutivo fue uno de los puntos más problemáticos.

La mesa podría ser el germen del ente que legisle en la transición entre el referéndum y la posesión de las nuevas autoridades.

“Debemos pensar en la transición. En esa fase debe actuar una comisión legislativa, pero definir su conformación le corresponde a la Asamblea en pleno”, según César Rodríguez, presidente de la mesa.

Por ahora, define la nueva agenda legislativa, “Vamos a abrir un proceso de participación ciudadana con propuestas para la reforma legislativa, desde la sociedad”.

El funcionamiento del Congreso es un tema sensible para los ecuatorianos.

Después de la caída de Lucio Gutiérrez y el ascenso de Alfredo Palacio, el desaparecido Consejo Nacional de Modernización (CONAM) pidió a los ciudadanos presentar sus inquietudes y propuestas para la reforma política. De un total de 52.416 propuestas, 8.176 –equivalentes al 15,5 por ciento– tenían que ver con el Legislativo, de acuerdo con la investigación del Taller El Colectivo.

La mesa que define tan delicado tema está conformada por ocho abogados, aunque eso no la eximió de controversias: Diana Acosta, del grupo de mayoría, denunció la falta de trabajo y debate.

Cambio en la clase política

La Asamblea de Montecristi es la expresión de un cambio en la clase política, según el analista social Franklin Ramírez, investigador de ILDIS. En su teoría, hay un relevo, aunque no total, significativo de la clase política. Y esto expresa la confluencia de dos momentos: el fin del ciclo generacional (25-30 años) y el declive del modelo político que se gestó con el retorno a la democracia. No es, entonces, una casualidad que los integrantes de Ruptura 25 (María Paula Romo, Norman Wray, Alexandra Ocles, entre otros) sean parte del grupo de asambleístas.

El analista social Pablo Andrade, catedrático de la Universidad Andina, cree que hay un relevo generacional en la política.

Ésta es una asamblea joven. La edad promedio de los asambleístas es 43 años, mientras que en la asamblea de 1998 (que tuvo 70 integrantes) el promedio fue 50.

Una treintena de asambleístas conforman la división sub 35. En el proceso anterior, el integrante de menor edad tenía 27 años. En esta ocasión, la voz más joven tiene 21: Cristina Kronfle, del PSC. En contraposición, el asambleísta con mayor edad tiene 75, es Rómulo Romo, del PSP.

La asamblea de 1998 estuvo dominada por dos partidos hegemónicos: PSC y DP. Esta vez, la mayoría responde al partido oficial Acuerdo País.

Hace 10 años, el 71 por ciento de asambleístas era afiliado a partidos políticos. En esta ocasión, el porcentaje es algo menor: 69 por ciento. Esto confirmaría la hipótesis de Ramírez, según la cual se aprecia la “Irrupción de una masa ciudadana emergente, no partidaria, si bien se trata de un movimiento de clase media –universitaria, que procede de organizaciones no gubernamentales–, menos plebeya que en los procesos constituyentes de Bolivia y Venezuela”.

El 59 por ciento de integrantes actuales ha tenido cierta experiencia en cargos públicos, según el análisis de las hojas de vida de los actuales miembros.

El tema de género muestra un avance significativo en los procesos constituyentes. Hace una década ellas fueron el 10 por ciento de asambleístas. Esta vez, representan más del 30 por ciento.

Algunas tienen varias carreras, como Mae Montaño (educadora, ingeniera comercial y periodista), Rossana Alvarado (abogada y periodista), Catalina Ayala (maestría en Derecho Internacional, Administración de empresas y Capital humano).

Hace una década, el 37 por ciento de integrantes tenía una profesión relacionada con derecho. Esta vez, los juristas son casi el 45 por ciento, incluyendo un egresado y cinco estudiantes de Leyes.

No obstante, hay asambleístas de profesiones tan variadas como: tecnología en ventas, veterinaria, administración de empresas turísticas, agroindustriales y tecnología en automotores. Y para hablar de ecumenismo, hay dos sacerdotes en el recinto de Montecristi: Fernando Vega y el reverendo Edison Narváez, que representa a los ecuatorianos viviendo en Europa. Su misión es exorcizar a los demonios de la mala práctica política.

Con toda esa diversidad, la Asamblea de Montecristi parece haber encontrado la punta del hilo salvador. Ojalá que en el sendero no se cruce el temido Minotauro y que, después de dos décadas de oscuridad, el Ecuador encuentre la salida de este largo y retorcido laberinto.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s