Confiscación tributaria

Por Eduardo Polit Molestina


Pavor causa leer el proyecto de reformas tributarias que el Gobierno pide a su Asamblea que lo apruebe, impajaritablemente, hasta el 30 de diciembre. Para muestra, basta un botón, con eso de que hay que pagar al Estado el 70% de impuesto a las herencias y donaciones (que antes era el 5%), es simplemente una burda, abusiva y grosera confiscación del patrimonio de la sociedad conyugal, en la que no sabíamos que el Estado ha sido parte, con derecho a “cama, dama y chocolate”.

La formación del patrimonio conyugal que tanto esfuerzo, trabajo y lágrimas cuesta a lo largo de los años, ha quedado hecha “polvo y ceniza”, ahora que al Estado lo manejan los que saben cómo acabar con los sueños de un padre y una madre de dejar algo a sus hijos. Para estos triunfalistas, el ahorro de toda una vida ha sido un pecado, un sacrilegio.

El resentimiento social, lleno de punzante veneno que recorre por sus venas, es lo que representa ahora eso de haberse sacado la piel de oveja y ponerse por fin la del lobo feroz, que es la que les viste de cuerpo entero, con todos sus colmillos afilados.

Cuántas veces hemos dicho en esta columna que “si la tarifa impositiva es confiscatoria, como en efecto lo es ahora, es moralmente aceptable la evasión”; porque, en primer lugar, le convierte al Estado en ladrón; en segundo lugar, primero hay que atender a la manutención, alimentación, cuidado, educación, medicina y vestido de los hijos, para luego formar un fondo de ahorro para la vejez, y por último, bien al último, dar impuestos al Estado ineficiente que todo lo malgasta, todo lo derrocha, todo lo corrompe, todo lo echa a perder; nada construye, ni crea empleo. Todo se resume en esos hermanos ecuatorianos que se lanzan al espacio de los mares y no les importa morir si consiguen la libertad de ir a países en donde son respetados sus derechos, donde, efectivamente, hay derechos humanos.

Si el hijo se enfrenta a la muerte de su padre, la casa de habitación que con tanta ilusión y empeño había logrado el padre conseguir como el único fruto de su vida sacrificada, pues simple y llanamente te la quita el Estado, porque el hijo no tiene de dónde pagar 70% de impuesto. Además, el hijo no va a ser tan gil de pagar ingente suma al Estado ladrón, sino que pensará dos veces y esa plata la pondrá bajo el colchón, hasta que haya la oportunidad de ir a otros lares, donde su ahorro sea respetado y le den seguridades de que crecerá, para que se convierta en hombre próspero, y pueda legar a sus hijos esa prosperidad “bien ganada” con el sudor de su frente y el esfuerzo de toda una vida. Cómo cava la tumba el resentimiento social, tan presto a embolsicarse y empuñar lo ajeno; tan proclive a ser “el vivo que vive del tonto”, porque para eso nacieron, para conculcar la libertad y sembrar desesperanza por donde pasan.

3 thoughts on “Confiscación tributaria

  1. Es lamentable la distorsión que le pueden dar a una reforma con fines indiscutiblemente beneficiosos.
    Se debe investigar a fondo antes de escribir, existen estudios por los cuales se emite esta reforma. Sin embargo en Montecristí han reducido los porcentajes a casi todo el documento inicial.

  2. que descaro, que rabia y de paso mienten lee esto:

    El gobierno alemán dio luz verde hoy a la reforma sobre el impuesto de sucesiones, uno de los caballos de batalla en el seno del ejecutivo, así como a la ampliación a dos años de las ayudas públicas para desempleados de más de 55 años.
    La reforma del impuesto sobre sucesiones contempla elevar el montante exento de impuestos para los herederos de propiedades inmobiliarias dentro de la misma familia.
    La nueva normativa, necesaria después de que el Tribunal Constitucional considerara anticonstitucionales algunas de las actuales normativas, supondrá una descarga para los familiares más cercanos, como hijos, nietos o cónyuges, que podrán heredar una casa unifamiliar, por ejemplo, sin verse obligados a pagar impuestos.

    Son simplemente unos ladrones

  3. Bajar o subir porcentajes no hace la reforma tributaria más justa porque el fin de esta no es “la redistribución de la renta para los más pobres” sino financiar el inflado e ineficiente gobierno de la revolución ciudadana

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s