Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur

Con la reunión del XXXIV Consejo Mercado Común, este lunes comenzó a correr en Montevideo el tiempo de la XXXV Cumbre de Jefes de Estado del MERCOSUR. La firma de un acuerdo comercial con Israel, los escasos avances registrados en la negociación del Código Aduanero Común y la persistencia de grandes asimetrías –no solo comerciales- dominan la agenda de este nuevo ciclo de reuniones de las máximas autoridades del bloque sudamericano, que se llevan a cabo a puertas cerradas en el Edificio MERCOSUR. En contraste con lo anterior y en lo que constituyó una clara demostración ciudadana en favor de la integración regional, miles se concentraron el pasado domingo en un recital ofrecido por el cantautor uruguayo Jaime Roos y enmarcado en la Cumbre Social del MERCOSUR. Consulte el cronograma de actividades de SOMOS MERCOSUR

Al interior del bloque regional, la discusión por las asimetrías económicas entre los cuatro socios volverá a estar sobre la mesa. En concreto, las profundas diferencias de escala y de desarrollo relativo que separan a los más chicos, Paraguay y Uruguay, de los mayores, Argentina y Brasil. En junio pasado se creó un Grupo de Alto Nivel que debería tener listo, para este mes, un “Plan Estratégico para la superación de Asimetrías”. Ciertamente, no es fácil llenar de contenidos a semejante título, pero no hubo avances que permitieran presentar algo sustancial en la cumbre de Montevideo. Frente a esta realidad, Uruguay sigue reclamando compensaciones por una brecha que se agranda sin pausa. Y Paraguay ha sacado cuentas sobre lo que representan las asimetrías propias, especialmente con Argentina y Brasil. Nada menos que 20.000 millones de dólares. 

Respecto a este tema, las últimas declaraciones del mandatario brasileño Lula da Silva abrieron una brecha de esperanza a los “hermanos menores” del bloque. Lula dijo a la revista Época que su gobierno tendrá una mayor generosidad comercial con sus vecinos más pequeños, para que esos países puedan dar un “salto de calidad”. “El papel de Brasil es comprender que tenemos un precio a pagar por ser la mayor economía de América del Sur”, advirtió Lula en una entrevista publicada el pasado sábado. Ese precio “es ser más generosos en los acuerdos comerciales, en la cuestión aduanera”. “Brasil y Argentina tienen que ser flexibles en su relación con Uruguay, Paraguay, Bolivia y Ecuador”, afirmó.

Una vez finalizada la Cumbre, Lula se reunirá con el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez. Tal como ocurrió en marzo de este año en medio de fuertes críticas al proceso de integración regional, el mandatario brasileño intentará emitir una señal de atención hacia el más crítico de los socios menores. Consultado acerca de los contenidos de la reunión, el Ministro Jefe de la Secretaría General de la Presidencia de Brasil, Luiz Dulci, dijo al Boletín SOMOS MERCOSUR que los mandatarios conversarán acerca de “las nuevas iniciativas que Brasil piensa tomar en el ámbito del MERCOSUR pero también en el marco de la relación bilateral, sobre todo en relación con inversiones productivas, industriales, que se van a realizar en Uruguay”.

En otras palabras, Brasil intentará aplacar las críticas a la falta de atención a los reclamos de los socios menores y desempantanar la discusión sobre las asimetrías. En ese sentido, Dulci reconoció la responsabilidad de Argentina y Brasil, “porque son los que tienen mayores posibilidades de ceder (y) de presentar nuevas alternativas”. “Brasil es muy consciente de eso y Lula quiere conversar de esos asuntos con Tabaré”, subrayó el ministro brasileño. Consultado acerca de las molestias de los socios menores frente a la “alianza estratégica” acordada entre Argentina y Brasil, Dulci recordó que su país hizo lo mismo con Paraguay en la anterior Cumbre de Jefes de Estado. En cuanto a la situación de Uruguay, el secretario de Estado destacó la posibilidad de que “si es el deseo del presidente Tabaré”, Brasil establezca con Uruguay “la misma relación”. 

Otro de los temas que envuelven esta Cumbre de Jefes de Estado es la situación de Venezuela en el bloque. El país caribeño aún no ha obtenido luz verde para incorporarse como miembro pleno del organismo regional, y el trámite aún descansa en los congresos de Brasil y Paraguay. El presidente venezolano Hugo Chávez dijo en agosto pasado que si para esta cumbre su país no era miembro pleno su presencia en Montevideo no se justificaba, no obstante lo cual fuentes diplomáticas aseguraron al Boletín SOMOS MERCOSUR que el mandatario estará presente en la capital uruguaya. Según confiaron las fuentes, Chávez participará el martes de un acto público de la Alianza Social Continental y la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur, en el marco de las actividades de la Cumbre Social del MERCOSUR. 

Así las cosas, habrá que esperar a la finalización de la Cumbre para evaluar los resultados concretos. Por lo pronto, más allá de la firma del acuerdo comercial con Israel –para lo cual se espera la llegada a Montevideo del vice primer ministro y ministro de Industria y Comercio de Israel, Eliahu Yishaiy- y el traspaso de la presidencia pro témpore del bloque de Uruguay a Argentina, a nivel de los gobiernos no se esperan grandes novedades. Así las cosas, la gran protagonista de esta Cumbre es la ciudadanía, que el domingo marcó su presencia por miles en las puertas del Edificio MERCOSUR. Fue en el marco del recital ofrecido en la Playa Ramírez de Montevideo, denominado “Un toque por la integración”. Allí, Jaime Roos le puso la música al reclamo de la gente: “más y mejor MERCOSUR”.

Fuente Somos Mercosur 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s