Venezuela acepta la decisión de Colombia de terminar la mediación ante la guerrilla

El gobierno de Venezuela dijo que acepta, con frustración, la decisión de Colombia de terminar la mediación del presidente Hugo Chávez con la guerrilla izquierdista Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“El gobierno venezolano acata esta decisión soberana del gobierno de Colombia, pero manifiesta su frustración dado que de esta manera se aborta un proceso que se venía llevando con pulso firme y en medio de grandes dificultades”.

Así empieza el comunicado de la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela en el que se responde a la decisión del presidente de Colombia, Álvaro Uribe, de dar por terminada la labor de mediación ante la guerrilla que desde hace tres meses venía desarrollando Chávez.

Lea: Uribe termina mediación de Chávez

La reacción en Caracas se produce más de doce horas después del anuncio del término de la mediación, hecho la noche del miércoles en Bogotá, algo que generó mucha expectativa ente la prensa destacada en Venezuela.

El gobierno colombiano argumenta que el detonante fue una conversación telefónica “no autorizada” que Chávez mantuvo el miércoles con el jefe de las Fuerzas Armadas de Colombia, general Mario Montoya.

Sabias rectificaciones

La decisión trunca los esfuerzos realizados hasta ahora para lograr el canje de unos 50 secuestrados en manos de las FARC por 500 guerrilleros presos.

Según el comunicado venezolano, durante la mediación de Chávez “se habían registrado grandes avances en este problema eminentemente humano”.

En el texto, el gobierno de Venezuela envía a los familiares de los secuestrados “un mensaje de fe” en Dios.

“Y en quienes tienen en sus manos el poder para tomar a tiempo sabias rectificaciones y decisiones posteriores”, lo que se refuerza con la disposición en la que dice estar para ofrecer sus servicios de serles nuevamente requeridos.

Algunos analistas destacan el tono comedido del comunicado, cuando muchos esperaban que Chávez pidiera a Uribe una reconsideración con más fuerza que la que se insinúa en el texto.

Lea: Colombia: Chávez pide paciencia

“Estábamos contentos”

La decisión colombiana también suspende las funciones de la senadora de ese país Piedad Córdoba, quien fungía como facilitadora del proceso.

“Yo creo que el gobierno está en todo su derecho. La responsabilidad del acuerdo humanitario es del gobierno nacional, y por lo tanto no creo que tengamos que decir absolutamente nada distinto a eso”, declaró Córdoba desde el hotel en el que se hospeda en Caracas.

“Llamé al general Montoya para pedirle una cita dentro de una serie que yo venía coordinando y además porque pensábamos ir hoy, el presidente Chávez y yo, a hablar con el presidente Uribe a contarle absolutamente todo, porque realmente estábamos muy contentos con la tarea, haciendo caso omiso de todas las cosas y las circunstancias”, explicó.

Además, la senadora Córdoba reconoció que “yo fui quien le pasé al general (a Chávez) en medio de una llamada rutinaria”.

Lea: Sarkozy apoya la mediación de Chávez

Mediación accidentada

En sus casi tres meses de duración, la mediación acometida por Chávez sufrió una historia accidentada y polémica.

Al principio, fueron las constantes declaraciones de Chávez -excesivas para el gusto de algunos en Colombia- las que generaron roces entre ambos gobiernos.

Hubo varias críticas por parte de ministros colombianos al “estilo” del mandatario venezolano, pero fueron desautorizados por el propio presidente Uribe, quien expresó varias veces su respaldo a las gestiones de su homólogo venezolano.

Por un tiempo Chávez pareció moderar sus declaraciones y frecuentes referencias al líder de las FARC, Manuel Marulanda, con quien confiaba en reunirse para impulsar el proceso.

La última actuación de Chávez fue en París en una reunión con el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, que fue calificado por algunos como “descorazonador” al no presentar el mandatario venezolano las prometidas pruebas de vida de la ex candidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt, quien también tiene nacionalidad francesa.

Una aparente infidencia de Chávez en la capital francesa, cuando dijo que Uribe estaba dispuesto a reunirse con Marulanda, habría motivado a Bogotá a ponerle fecha fija a la mediación: el 31 de diciembre.

Sin embargo, el gobierno francés, muy interesado en la liberación de Ingrid Betancourt, confía en que Chávez sigue siendo “la mejor oportunidad” para lograr el canje humanitario y le pedirá a Uribe que reconsidere su decisión.

Fuente BBC News

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s