Discurso del Presidente Correa en la inauguración del encuentro “Para un mundo sin violencia, religiones y culturas en diálogos”

Es claro que la paz no es solamente la ausencia de guerra. Pese a que, para vergüenza de la humanidad, en pleno Siglo XXI todavía hay lugares del mundo donde tenemos violencia explícita, en demasiados lugares del planeta aún se disparan cotidianamente balas invisibles que abonan al odio, afectan grandemente la dignidad y calidad de vida de los seres humanos, y nos impiden ser lo que es perfectamente posible lograr: una gran sociedad de personas, de seres humanos.

Partiendo de la propia globalización, tan impulsada por las burocracias internacionales y los países desarrollados ¿Cómo explicar éticamente que cada vez más se busque liberalizar la circulación de mercancías y de capitales, para que puedan de forma rápida y sin costo buscar la máxima rentabilidad en cualquier parte del mundo, pero que, al mismo tiempo, los seres humanos, cada vez sean más penalizados y criminalizados por buscar un trabajo digno en cualquier rincón del planeta?

En otra inmoral paradoja, esta represión contra la migración proviene especialmente de países desarrollados y llamados cristianos. ¿Acaso en el Evangelio el signo más recurrente para reconocer a los cristianos, no es el partir y compartir el pan? Resulta hasta anacrónico insistir en este tema, enunciado ya a profundidad por la encíclica Paz en la Tierra, de Juan XXIII, en la que se ratifica que
´El hecho de pertenecer como ciudadano a una determinada comunidad política no impide en modo alguno ser miembro de la familia humana y ciudadano de la sociedad y convivencia universal, común a todos los hombres´.

Lo hemos dicho en otros foros, y ahora lo ratificamos: para nosotros no existe tal cosa como seres humanos ilegales, sino prácticas ilegales, y, entre ellas, las peores son el racismo y la xenofobia. Europa no debe perder la memoria, y así recordar que, como consecuencia de las Guerras Mundiales, de la Guerra Civil Española, América Latina recibió a los ciudadanos europeos con los brazos abiertos. No invocamos siquiera la solidaridad, pero sí la reciprocidad. Si se habla de globalización, pedimos que ésta no solo beneficie a los capitales y las mercancías sino que signifique el derecho de todos los seres humanos a ir de un país a otro, de un continente a otro, en su afán por realizar sus sueños.

Por otra parte, creemos firmemente que la pobreza que padecen nuestros pueblos no es fruto de la escasez de bienes sino de las desvergonzadas, enormes e injustificables distancias que existen entre quienes carecen casi de todo y quienes concentran los bienes en abundancia, y de la ausencia de voluntad de los gobiernos y las sociedades para alcanzar una justa distribución de las riquezas para que toda la humanidad tenga una vida digna.

Otra paradoja inmoral que vivimos, esta vez en nuestra propia América Latina, consiste, precisamente, en ser la región más cristiana del mundo, pero también la más desigual, con las más profundas diferencias y las más dolorosas formas de pobreza.

De esa forma, la Iglesia está en el ineludible deber de retomar con toda entereza la cuestión social en nuestro continente. Su misión evangélica le obliga a denunciar la injusticia y contribuir, desde su compromiso, a confrontarla. Ese es el sentido de la doctrina social de una Iglesia Católica que, en nuestra América Latina, ha dado testimonio con intensidad y sacrificio, de su compromiso con los pobres. Una doctrina social que en diversos momentos ha liderado el cambio social, y que es necesario ahora proclamarla con mayor fuerza y compromiso.

Por otro lado, no podemos dejar de referirnos a una realidad a la que el mundo se enfrenta, fruto del consumismo de unos pocos fenómenos inéditos, como el cambio climático, los deshielos de glaciares y las inundaciones que siembran la desolación en diversas regiones del mundo. La responsabilidad fundamental de esos cataclismos incumbe a los países más desarrollados, pero afecta rigurosamente a los pueblos y naciones más vulnerables. “La tutela del medio ambiente constituye un desafío para la entera humanidad: se trata del deber, común y universal, de respetar un bien colectivo”, decía Juan XXIII, en la encíclica antes citada, proclama que compartimos plenamente los gobiernos de cambio en nuestra América.

Mientras impere una forma de globalización inhumana y cruel, concentradora de la riqueza y depredadora del medio ambiente, no podremos hablar de paz en el mundo. Paulo VI decía, en su encíclica “El Progreso de los Pueblos”, que el desarrollo es el nuevo nombre de la paz. No habrá paz sin desarrollo sustentable, sin justicia, sin dignidad y respeto a los seres humanos, lo demás es simple pacificación. A luchar juntos, en consecuencia, contra las ideologías individualistas, contra globalizaciones fariseas, contra la doble moral del desarrollo, contra el terrorismo ambiental.

Quisiera finalmente agradecer a la comunidad de San Egidio por la organización e invitación a este histórico evento, a la ciudad de Nápoles y a toda Italia. Reuniones como esta nos llenan de esperanza. Desde el Ecuador, y a través de la Revolución Ciudadana que en nuestro país se desarrolla, ratificamos nuestro compromiso de que nuestra política económica, ambiental y social siempre se enmarcará en la ética, la honestidad, la transparencia y la bondad de los valores evangélicos.

Como lo diría nuestro apóstol de los indios y los pobres, Monseñor Leonidas Proaño: “La verdad se dice con la palabra. La verdad se hace con la actitud. Nada de dobleces ni engaños, porque si aspiramos a ser libres, debemos ser esclavos de la verdad”.

2 thoughts on “Discurso del Presidente Correa en la inauguración del encuentro “Para un mundo sin violencia, religiones y culturas en diálogos”

  1. Pero sin ninguna intencion de salvar a nadie, lo unico que Yo veo es que todo lo que nos pasa es responsabilidad de la Iglesia, de la guerra, de la globalizacion, de la violencia, del terrorismo, de las ideologias y entonces que???. Nos quedamos hechandole la culpa a todo sin aceptar las nuestras???. O somos el origen del cambio, del desarrollo, del progreso, equidad, de la justicia. Es muy facil seguir en el plan de victimas sin aceptar responsabilidades y sobre todo cambiar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s