Discurso del Presidente Rafael Correa después de conocer los resultados

“Queridos compatriotas dentro y fuera de la patria. Esta noche quiero compartir con ustedes mi alegría. Es imposible de ocultar, creo que también es muy legítima esa alegría. Porque siento que hoy la jornada que hoy representa y es imagen de la tenacidad, valor y fidelidad de los ecuatorianos, merece esa alegría compartida. Hoy se cristaliza un sueño de los ciudadanos y ciudadanas por un futuro mejor para la Patria. Y recuerden que, quien les habla, el Vicepresidente y la gran mayoría del Gabinete éramos ciudadanos comunes y corrientes así como la inmensa mayoría que nos ven en estos momentos o nos verán posteriormente. Que soñábamos con un cambio profundo, este es un sueño de todos los ciudadanos y ciudadanas.

Quedan atrás los inolvidables acontecimientos del quince de abril que serán registrados en la historia como prólogos de esta gesta maravillosa de nuestro pueblo. En aquellas ocasiones planteábamos la urgente necesidad de una Asamblea Nacional Constituyente y se hiciese posible una revolución ciudadana en democracia, original ecuatoriana y soberana.

No podemos olvidar el júbilo popular por la firma del decreto 002 del 15 de enero con la convocatoria a esta Asamblea que ahora se hace realidad y que nos dijeron que era imposible realizarse.

Porque hoy la luz del amanecer democrático ilumina todo el horizonte. Porque ahora el fulgor de la nueva patria alumbra el destino. No podemos olvidar jamás, mientras vivamos los ojos de esperanza de nuestro pueblo cuando acudía el 15 de abril con fervor y civismo a depositar su voto por el futuro del país.

Quisiera por ello felicitar al pueblo ecuatoriano por la manera pacífica, altiva, ordenada y ejemplar con la que ha sellado esta jornada histórica. Como presidente de la república, pero también en condición de ciudadano común, deseo congratular a todos aquellos ciudadanos que fueron elegidos asambleístas y al mismo tiempo recordarles la enorme responsabilidad que el pueblo ecuatoriano ha depositado en sus manos.

También quiero hacer un público reconocimiento a los organismos electorales y particularmente al Tribunal Supremo Electoral por la forma impecable con la cual planificó organizó y llevo adelante un proceso tan difícil no exento de incomprensiones y agravios por parte de quienes, por defender los intereses privados o de grupo, siguen conjugando un pasado, una historia, que se ha llenado de porvenir.

Esta ha sido una elección limpia democrática eficiente y transparente Y por ello seguramente serán reconocidas las autoridades electorales en el juicio de la historia.

Las proyecciones son claras, la victoria de la ciudadanía es incuestionable, permítanme con el permiso de los ecuatorianos felicitar a los Asambleístas de Alianza PAIS por la extraordinaria campaña que desarrollaron, a las centenas de miles de comités familiares, baluartes del gobierno, así como las decenas de miles de brigadistas, especialmente jóvenes que de forma totalmente desinteresada trabajaron largas jornadas para ser posible esta victoria. Este triunfo es de millones de manos, mentes y corazones anónimos; a todos ellos mis más sinceras “gracias”.

La mala fe quiso decir que la intervención gubernamental inclinó la balanza. Es fácil demostrar que varias prefecturas y alcaldías gastaron mucho más que lo que destinó todo un gobierno, en estricto apego a la ley y a la ética, para informar a sus mandantes. Que nadie se engañe, que el único problema, es que antes era una vergüenza identificarse con el gobierno de turno, y ahora es un orgullo se un compañero más de la revolución ciudadana.

Aceptamos este tiempo con suma responsabilidad y total humildad. Sabemos que no podemos fallar y jamás lo haremos. Como lo dijimos antes de esta histórica victoria nos sentaremos a dialogar con todos los grupos que busquen sinceramente sacar adelante al país, pero también pedimos por favor a cierta prensa, los poderes económicos, a la partidocracia, basta de tratar de movilizar al país para defender sus propios intereses.

Aquí nadie busca proyectos totalitarios y peor aún proyectos extranjeros, somos gente buena, como la inmensa mayoría de ecuatorianos que lo único que queremos es una patria para todos,

Tenga la certeza el pueblo ecuatoriano que aquí no hay agendas ocultas, tenga la certeza la comunidad internacional que no tenemos agendas ocultas ellos lo saben y por eso gozamos del respeto de la gran mayoría de países del resto del mundo.

Los ciudadanos y ciudadanas ecuatorianos esperamos y demandamos una Asamblea Nacional Constituyente que recoja lo más avanzado de la historia de las ideas que con salve las conquistas sociales para los grupos más vulnerables y que sea un instrumento del acuerdo y del consenso entre los actores políticos y sociales del país, se requiere en esta nueva época de una reingeniería institucional, de una mirada profunda y renovadora sobre los aspectos sociales, laborales, fiscales y ambientales; de un nuevo modelo de estado que garantice el derecho de todos los territorios a acceder en igualdad de condiciones a todos los beneficios del progreso.

Decíamos en la mañana, que bajo la sombra tutelar de Bolívar, Eloy Alfaro de Espejo y de Montalvo, añadiríamos de Sucre, de nuestra querida Manuelita Sáenz; el nuevo país se levanta, y por ello este 30 de septiembre debe ser recordado como un día de fiesta, de celebración democrática. Es el día en que se concreta de manera formal las esperanzas de cambio urgente que la patria necesita. El pueblo ecuatoriano ha vendido en la madre de todas las batallas. Y lo ha hecho de forma contundente.

“Hagamos patria caminando, yo te acompaño” dijo el poeta y, en ese camino nos encontraremos todos; los humildes y los pobres, los artesanos y los trovadores, los artistas y los profesionales, los empresarios y las hilanderas, los soldados y las madres de familia, las profesoras y los campesinos, los montubios y los indígenas. Si compatriotas, estaremos todos, porque la Patria ya es de todos.

Un abrazo fervoroso pueblo ecuatoriano, sobre todo a los tres millones de hermanos y hermanas expulsados de su propia tierra por el fracaso de las políticas económicas y sociales que ha seguido el país en las últimas décadas. Un abrazo fervoroso a todo ese pueblo dentro y fuera de la patria, capaz de convertir en milagro el barro, capaz de convertir la oscuridad en poesía, capaz de poner el hombro para en la minga cívica y patriótica construir el país solidario y fraterno que requerimos y que merecemos. Por esta Patria, tierra sagrada. Hasta la victoria siempre compañeros”.

2 thoughts on “Discurso del Presidente Rafael Correa después de conocer los resultados

  1. Los discursos convencen y atraen mas simpatizantes, solo la produccion y el buen manejo de un pais es lo que produce el desarrollo y nos da de comer. Creo que estamos en manos de Dios y de nuestro propio accionar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s