Dame gracias

A lo largo del día te escucho llamarme constantemente.  En tu mente siempre estoy presente es cierto, pero no con alabanza, sino con quejas.  Por eso pensé que esta carta te podría ayudar a encontrar las bendiciones que hay en tu vida y que tú pasas por alto.  Pero antes de empezar quiero decirte que desde ahí, desde donde estas y sin que yo cambie nada en tu vida, tu puedes ser inmensamente feliz, solos necesitas ver con los ojos del corazón.

Mira, para empezar, dame gracias cuando veas que tus ventanas necesitan limpiarse, que tus puertas necesitan reparación o que tus paredes necesitan pintura, porque todo esto significa que tienes una casa cuando hay otros que viven en la calle.

Dame gracias por las pelotas que azotan contra tus ventanas, por el tiradero de juguetes al pie de la escalera y por las incontables veces que tienes que lavar unas manos y sus correspondiente caritas, a lo largo del día porque esto quiere decir que eres padre/madre de unos hijos sanos cuando hay otras mujeres cuyos brazos están vacíos.

Dame gracias por la montaña de platos sucios en tu cocina porque esto quiere decir que en tu casa hay suficiente comida para servir en tu mesa, cuando hay otros que se van a dormir con el estomago vacío.

Dame gracias por los vecinos que vienen a pedirte ayuda y que se quieren quedar a conversar, porque hay personas que están solas o que no son apreciadas o que no tienen suficiente para si mismos y mucho menos para ayudar a otros.

Dame gracias por las quejas que te da tu mama por el teléfono porque significa que esta viva y que la puedes disfrutar, cuando hay otros que lloran porque ya no pueden escucharla.

Dame gracias por el jefe que te mira con ceno fruncido cuando llegas tarde porque eso significa que tienes un empleo, cuando hay otros que quisieran estar en tu lugar.

Dame gracias por los intensos días de trabajo, esos días en los que sientes que tu cuerpo protesta adolorido, porque esto quiere decir que estas sano y que tienes energía y fuerza suficiente para llevar a cabo tus tareas, cuando hay personas cuyo cuerpo están débil que ya no pueden levantarse de una cama del hospital.

Dame gracias por los días de lluvia, cuando tienes que mojarte al regresar a casa porque esto significa que habrá muchas flores y buenos frutos en los meses venideros.

Dame gracias por los problemas que se te presentan a lo largo del día porque cuando los resuelves y aprendes de ellos, eres una mejor persona, más plena y mas serena.

Y, finalmente, dame gracias porque tu esposo se enoja cuando llega y encuentra que la comida no esta lista, porque eso significa que el esta contigo, en tu hogar, como tu compañero, cuando hay otras mujeres en cuyas casas se han quedado a vivir la soledad.

Querido hijo/hija: tienes todo para ser feliz, pero necesitas abrir tu corazón y descubrir las bendiciones que te rodean.  Anda, cambia de actitud, y veras que yo no he puesto en tu vida nada que sobre, pero tampoco he puesto nada que te falte.  Todo lo que yo te he dado es perfecto como mi amor por ti y los tuyos.

Tu padre que te ama, Dios

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s